08 de octubre de 2015
08.10.2015
Una tradición que perdura

La campaña de Sant Dionís más «optimista»

Las previsiones del gremio de panaderos son «más animadas» que en los últimos años

08.10.2015 | 16:43
Pastelerías a pleno rendimiento ante su cita con Sant Dionís
Play
Vídeo: Levante TV
La campaña de Sant Dionís más «optimista»

Desde el gremio de pasteleros aseguran que no temen que esta tradición desaparezca porque los jóvenes, aunque prescindan del pañuelo para ahorrar, son también aficionados a estos peculiares dulces.

Desde hace unos días, «tronadors», «piruletes» y frutas de mazapán de toda clase y colores protagonizan los escaparates de los hornos tradicionales de la ciudad. Como cada año, y con motivo del día de Sant Dionís, patrón de los panaderos y pasteleros y, además, «día no oficial» de los enamorados autóctono, la venta de pasteles de Sant Donís y la tradicional mocadorá se hacen hueco en los hornos. Desde el Gremio de Panaderos y Pasteleros de Valencia, su Secretario General, Vicente Martínez, reconoce que este año se sienten «ligeramente optimistas».

Las previsiones de beneficio son «más animadas» que en los últimos años, en los que la venta de estos tradicionales mazapanes «se había estancado un poco». Martínez atribuye la caída de las ventas a la crisis, ya que reconoce que se trata de un «producto caro» en comparación con otros, aunque eso se debe a la «calidad» de los materiales empleados y al trabajo artesanal que esas pequeñas frutas requieren. «Precisamente por su precio y porque no es un artículo de primera necesidad la gente se ha retraído a la hora de comprar en los últimos años», explica el secretario general del gremio.

Este año, eso sí, los panaderos y pasteleros han contado con un contratiempo imprevisto: el precio de la marcona, el tipo de almendra que se utiliza para hacer estos peculiares dulces, ha sufrido este año una subida que supera el 50%. Sin embargo, Martínez defiende que los pasteleros han intentando que esa subida no repercuta en el precio final. Un precio alto, ya que normalmente el kilo suele situarse entre los 35 y los 4o euros. «Los costes son los que son, y el precio de ese dulce difícilmente puede bajar porque solo admite una elaboración artesanal», asegura el pastelero para defenderse de las ofertas agresivas de las grandes superficies.

Martínez espera además que este año les ayude la campaña de carteles para promocionar Sant Donís de la concejalía de Comercio. «Nos parece una idea muy original. Nos ha gustado y nos ha animado porque cualquier apoyo de este tipo nos ayuda», resume el panadero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook