16 de octubre de 2015
16.10.2015
Los jardines de la ciudad

Marxalenes, un parque con tanta naturaleza como historia

En sus ocho hectáreas hay un museo, un aula de naturaleza, un estanque, un centro de mayores y hasta un centro ocupacional

16.10.2015 | 04:15
Marxalenes, un parque con tanta naturaleza como historia

El Parque de Marxalenes, de apenas 15 años de edad, recoge la naturaleza y la historia de esta agitada zona de Valencia a través de museos, estanques y paseos monográficos.

De entre los dieciséis parques que existen en Valencia, el de Marxalenes es uno de los que más riqueza paisajística acumula y también mayor actividad institucional. Situado entre la Avenida de Portugal y las calles San Pancracio, Reus, Alquería de la Estrella, Poeta Fernández Heredia y Economista Gay , tiene una extensión total de 8 hectáreas (unos 10 campos de fútbol) cuyo acondicionamiento se produjo en dos etapas, una en 2001, más boscosa, y otra más ajardinada inaugurada en el año 2009.

El eje del parque es el Paseo del Ferrocarril, el espacio por el que transitaban las vías del antiguo tren camino de la estación, edificio que también está dentro del parque convertido en centro ocupacional. Precisamente para recordar aquel bullicioso pasado, justo enfrente se encuentra el Museo del Ferrocarril, alrededor del cual está también el Centro de Mayores del barrio y una gran alberca que riega la huerta-jardín recreada a su alrededor.

Por lo que se refiere a la parte más boscosa, la estrella es el Aula Natura, un aula de naturaleza habilitada en la Alquería Félix donde se organizan actividades relacionadas con la conservación del medio ambiente. Se trata de un subespacio cerrado que cuenta, además, con un gran estanque artificial construido en homenaje a los humedales valencianos, albergando incluso algunas especies de pato que hacen las delicias de los niños.

El conjunto se completa con un bosque radial compuesto por numerosos paseos dedicados, cada uno de ellos, a un árbol emblemático de la zona. Olmos, olivos, pinos, fresnos o robles dan forma y nombre a estos paseos, entre los cuales crece una suerte de bosque mediterráneo fácil de identificar. También son muy valorados los ginkgos, los árboles japoneses que sobrevivieron a la radiación nuclear.
El parque abre de 9 a 18 horas y es de fácil acceso a través de la línea 8 de EMT, la 4 del tranvía o el carriles bici.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook