23 de octubre de 2015
23.10.2015

Los vecinos del Cabanyal «borran» con color ocre las marcas de la ampliación

El consistorio quiere acabar con «el estigma» de las barras marrones que identificaban los solares destinados a la continuación de Blasco Ibáñez

23.10.2015 | 17:44
Los vecinos del Cabanyal «borran» con color ocre las marcas de la ampliación
Play
Foto: E. Ripoll | Vídeo: Levante TV
Los vecinos del Cabanyal «borran» con color ocre las marcas de la ampliación

Decenas de vecinos, brocha en mano, se reunieron ayer en la zona cero del Cabanyal para empezar a tapar las huellas del pasado cambiando las líneas marrones que todavía identifican a los solares municipales que el ayuntamiento compró para derribar y hacer realidad el Plan del Cabanyal por nuevos colores. «La pintura era un instrumento de guerra, la prueba de que el territorio había sido conquistado», decían Fina y Jasmine, dos vecinas del barrio que acudieron con sus propios pinceles a la cita de ayer. «Estamos hartas de que nos rodeen este color mierda», sentenciaba una de ellas para resumir el hartazgo y la opresión que han supuesto para los vecinos estas rayas que desde hace una década el ejecutivo de Rita Barberá puso, estigmatizando así a los vecinos que vivían cerca.

No obstante, la pintada de ayer en el solar ubicado en la calle Francesc Eiximenis fue solo un símbolo de lo que vendrá. No será hasta 2016, cuando se apruebe el nuevo presupuesto, cuando se pinten el centenar de solares que se encuentran en la misma situación en el barrio. «Esto es solo un símbolo, un cambio de escenario visual, pero nos parece bien porque sabemos que las cosas tienen que hacerse poco a poco», explicaba Vicente, otro vecino que acudió ayer a aportar su granito de arena y que se confesaba «cansado» de contemplar las huellas del plan que «quería acabar con el barrio».

Ocre, rojo, verde y azul
En representación del consistorio, asistieron al acto la concejala de Vivienda, María Oliver, y la de Cultura, Gloria Tello, que explicaron que a partir de 2016, los solares se vestirán de rojo, azul, verde u ocre, los colores «más representativos del barrio». Estos cuatro son los que más se repiten en las casas y se elegirá el color de cada muro en función «del entorno», para que se integren y para, además, evitar que pintándolos todos de un mismo color «se genere un nuevo estigma». «Son colores vivos que queremos que den un poco de alegría ante la degradación que padece el barrio», señaló la concejal de Cultura. Carmel Gradolí, el arquitecto que encabeza «Vacabanyal!» el proyecto encargado de captar fondos para diseñar el futuro del Cabanyal, también acudió al acto y señaló que aunque esta nueva pintura «no va a solucionar los problemas del barrio, desde luego es una muestra del cambio que por suerte ya está en marcha».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook