27 de octubre de 2015
27.10.2015
Tráfico

Oslo "traza" el rumbo a Valencia

La capital noruega apuesta por cerrar el centro al tráfico privado de vehículos a partir de 2019 - Ribó muestra su predilección por modelos escandinavos y califica la medida como «interesante»

27.10.2015 | 04:15
Valencia, el día que se cerró el centro a los coches.

Que Valencia anhela cerrar al tráfico su centro histórico es una meta reconocida abiertamente por el actual equipo de gobierno. Incluso los partidos de la oposición han apostado en sus programas por peatonalizaciones parciales, conscientes de la necesidad de reducir la polución en el cap i casal. Ayer, por ejemplo, desde la Serra Calderona se podía observar perfectamente una nube de suciedad que cubría la ciudad. Sin embargo, para el alcalde Joan Ribó, Valencia no puede demorar más el camino hacia una movilidad verdaderamente sostenible.

Ribó se hacía eco ayer de la propuesta de Oslo para prohibir la circulación de coches a partir de 2019 en el centro de la ciudad, una medida que irá acompañada del refuerzo del transporte público y que pretende favorecer a peatones y ciclistas. El alcalde calificó en las redes sociales la medida como «muy interesante». No es la primera vez que el primer edil aplaude las políticas de movilidad de los países escandinavos. Hace unas semanas Levante-EMV analizaba en un reportaje que el modelo de ciudad para el equipo de gobierno es Copenhague, la capital de Dinamarca.

En Oslo, como en Valencia, gobierna una coalición de izquierdas, formada por el Partido Laborista, la Izquierda Socialista y los Verdes. Su objetivo es reducir la polución en la capital noruega con una medida «valiente» que impedirá el tráfico de vehículos privados por el centro de la ciudad. «Queremos que la ciudad sea mejor para los peatones y para los ciclistas. Será mejor para las tiendas y para todos», declaró Lan Nguyen Marie Berg, del Partido Verde, según recogen diversos medios.

La propuesta de prohibir el tráfico de vehículos privados conllevará una apuesta por el uso del transporte público, ya que autobuses, tranvías y taxis serán los únicos que podrán circular, al igual que los vehículos de transporte para personas con discapacidad o vehículos de reparto y abastecimiento. Lo que se desconoce es si los coches eléctricos tendrán preferencia para circular por el centro de la ciudad noruega a partir de 2019. Y es que no es lo mismo peatonalizar todo el centro a favorecer la movilidad sostenible.

La conciencia «verde» de Noruega es quizá la más elevada de Europa. De hecho, lidera la compra de vehículos de cero emisiones en el viejo continente y durante muchos meses el vehículo más vendido fue el Tesla, un coche totalmente eléctrico de origen norteamericano que ha revolucionado el sector por su gran autonomía.

Ni mínima red de cargadores
En España no se vende de manera oficial al no contar con una red de concesionarios todavía. En Valencia, ni siquiera existe una mínima red pública de cargadores eléctricos, algo que quiere revertir por completo el nuevo equipo de gobierno. Tampoco se pueden comparar los números entre ambas capitales. Oslo tiene cerca de 650.000 habitantes y unos 350.000 coches en toda la ciudad. Valencia cuenta con unos 800.000 vecinos y cien mil vehículos más circulando. En el uso del transporte público, la ciudad escandinava gana por goleada al cap i casal. Allí, hace diez años ya se producían 160 millones de viajes públicos. En Valencia, con más del doble de población, la EMT 2014 validó 87 millones en 2014.
«Queremos mejorar el centro para los peatones y ciclistas. Será mejor para las tiendas y para todos», explicó el político verde Lan Nguyen Marie Berg al presentar su plan en Oslo. Precisamente, el temor a que el sector del comercio se vea perjudicado por la peatonalización del centro es el principal freno para Valencia. En todo caso, en el cap i casal se optaría por esta solución solo para Ciutat Vella.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook