28 de octubre de 2015
28.10.2015

El Consorcio 2007 entrega a Heineken la gestión del Veles e Vents diez años

Los usos gastronómicos coparán tres cuartas partes de la superficie del edificio icono de la marina real

28.10.2015 | 01:16

La Comisión Delegada del Consorcio Valencia 2007, formada por representantes del Ayuntamiento de Valencia, la Generalitat y el Estado, adjudicó ayer el contrato de arrendamiento y explotación del Veles e Vents, el edificio icono de la Copa del América, a la oferta liderada por Heineken España. La adjudicación se ha retrasado por el recurso de alzada que interpuso Seven Ocean Investments, la otra empresa aspirante, que fue descartada por no presentar la documentación en plazo, y que ha sido rechazado por la Abogacía del Estado, aunque cabe la posibilidad recurso contencioso-administrativo.

Heineken que se presentó al concurso de gestión del «Veles e Vents» con La Sucursal, invertirá 1,7 millones de euros en la remodelación y decoración del edificio, diseñado por Chipperfield, y cuyas fachadas y elementos estructurales no podrán ser alterados.

El objetivo del Consorcio, acuciado por su elevada deuda con los bancos, es rentabilizar este edificio, que destaca por sus grandes terrazas en voladizo, con la puesta marcha de un espacio polivalente con una amplia oferta cultural y gastronómica. El adjudicatario, que gestionará el edificio por un periodo de siete años prorrogable durante tres más, pagará un canon mensual de 30.000 euros, sin IVA, lo que supone el alquiler más alto hasta ahora en la marina real.

La oferta cultural, que incluye conciertos en directo, talleres de arte,festivales de fotografía, teatro y seis exposiciones anuales, ocupará mil metros cuadrados en la planta de acceso. Aunque serán los usos gastronómicos los que coparán la mayor parte del Veles e Vents, que tiene una superficie total de mas de 4.000 m2.Habrá tres resturantes, uno en la planta baja, otro en la primera y el más exclusivo de la mano del chef Jorge Andrés, en la tercera, así como una escuela de gastronomía. El Consorcio quiere convertir el Veles e Vents, infrautilizado desde que acabó la Copa del América, en un espacio vivo, con «restauración, cultura y formación los 365 días del año».

La privatización del Veles e Vents, cuyo gestor ofrecerá algunas actividades de manera gratuita, se incluye en el plan de usos de la marina, que el gobierno del tripartito tiene previsto revisar para reducir los usos terciarios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook