15 de noviembre de 2015
15.11.2015
Tribuna

Carta abierta a Joan Ribó

15.11.2015 | 04:15

Respecto al artículo publicado en Levante-EMV el pasado 5 de noviembre «El Tripartito reemplazará a los Bancos de alimentos por ayudas directas a los pobres», me gustaría comentar que los Bancos de Alimentos ni se pueden reemplazar ni se pueden hacer nuevos proyectos con este nombre. Los Bancos de Alimentos hemos sido pieza fundamental en toda Europa en esta actual crisis. Somos 257 y estamos ubicados en 22 países, concretamente en España lo formamos 55 y el año pasado repartimos 142.124 toneladas de las cuales más de 6.000 correspondían al de Valencia. Somos apolíticos, aconfesionales y nuestra idea es seguir trabajando cada día un poco más por los demás.

En dicho artículo, la concejala Consol Castillo dice que el Ayuntamiento de Valencia romperá su vínculo con el Banco Solidario de Alimentos, para añadir después que desde el mismo se apoyará a todas las asociaciones que precisen colaboración y asesoramiento del consistorio. Eso es, precisamente, lo que yo he buscando de ustedes así como de hacerles partícipes del trabajo que venimos haciendo en nuestra entidad.

El Banco Solidario se creó a la sombra del Banco de Alimentos, con el único fin de poder atender a las familias y está prestando un servicio muy especial. Desgraciadamente la Comunitat Valenciana tiene más de 130.000 familias en el umbral de la pobreza. El Banco Solidario nació a raíz de la demanda social que las propias familias hacían, a diario, al Banco de Alimentos de Valencia y ese fue el motivo por el que se abrió una entidad paralela, para apoyar a esas familias. Desde 2007 hemos estado al servicio de los más necesitados, abriendo todos los días y teniendo un comportamiento ejemplar con todas y cada una de las personas que nos han necesitado. Ahora contamos con tres sedes en la provincia.

Por otro lado, quisiera que supiera que desde el año 2000 también hemos trabajado con los «sin techo» y con las familias que carecen de documentación, y según los medios, ustedes han destinado 345.000 euros a la entidad San Joan de Deu-Serveis Socials, por lo que veo que si tienen preocupación por este tipo de gente.

Me ha sorprendido que me haya tenido que enterar del posible cierre del proyecto Banco Solidario a través de la prensa. Ahora bien, no confío del todo en que un programa como el que plantean tenga la capacidad de cubrir las necesidades de tantas familias. Los presupuestos del consistorio publicados por Levante EMV no presumen la posibilidad de ejecutar de forma exitosa el proyecto «Amb tu» llegando a todas las familias que necesiten de él. Recordarle unas palabras bíblicas: «Muchos son los llamados pero pocos los elegidos».

El Banco Solidario también tiene un programa denominado «Al Teu Costat» en el que los propios voluntarios visitan a las familias que no se pueden desplazar a recoger el alimento o necesitan ayuda. Si con el proyecto que plantean son capaces de atender a todas las familias que actualmente están siendo atendidas, nuestra razón de existir no tendrá sentido. Pero si percibimos que no es así, lucharemos hasta el final para poder mantener en pie nuestra entidad o promoveremos repartos en las calles.

Necesitamos de forma urgente que se realice el pago pendiente correspondiente a la prórroga del convenio que fue firmado con el consistorio anterior y que se prorrogó en junio de 2015. Me gustaría, que a partir del día de hoy, todo aquello que nos competa de forma conjunta se tratará directamente con usted o con la persona que usted designe. Es lamentable enterarse por la prensa.

En lo que llevamos de año 2015 hemos atendido, solo en la ciudad de Valencia, a 32.570 familias y hemos hecho llegar a nuestras instalaciones 1.343.294 kg de alimentos, habiendo realizado ya más de 110.740 repartos. Además 17.969 personas han sido atendidas a través de los Servicios Sociales de ese ayuntamiento.

Llevamos 3 años en los que en la época estival y en Navidad „ gracias a las empresas, y este año a la Diputación de Valencia y la Fundación La Caixa„, venimos haciendo unos repartos especiales para que las familias que tienen niños en edad escolar tengan además de los productos básicos, carnes, pescados y cereales. En el presente ejercicio hemos atendido a 2.700 familias. El año pasado pudimos además hacer regalos en Navidad para 3.800 niños.

Las colas desgraciadamente son odiosas para todos, pero suelen conducir muchas veces a esa puerta abierta a la esperanza que no estamos dispuestos a cerrar.

Quisiera terminar el presente agradeciendo, en primer lugar, al mundo empresarial, así como a las grandes superficies, su aportación a diario, así como al pueblo por su aportación en nuestras colectas. Destacar, también, la colaboración del mundo del voluntariado. Y ya sin más y créalo que me gustaría que ustedes pudieran llevar adelante su proyecto porque sería una verdadera bendición para muchas familias. De no ser así, nuestra puerta para ellas siempre estará abierta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook