18 de diciembre de 2015
18.12.2015
Joyas en la mesa

Fruta de Navidad, entre la tradición y el exotismo gastronómico

Se impone la piña importada en avión y empieza a ser frecuente cambiar de año con doce gajos de clementina

18.12.2015 | 04:15
Fruta de Navidad, entre la tradición y el exotismo gastronómico

La fruta, pese a no ser la estrella de las comidas navideñas, tiene una gran tradición que ahora se ve desplazada por nuevos productos, nuevas costumbres y nuevas formas de distribución.

Cuando se programa la mesa de Navidad, esas grandes celebraciones de amigos y familias, suele pensarse en la carne, el pescado o el marisco. Como mucho se piensa en un suculento postre, pero no tiene la presencia que merece la fruta y la verdura. Eso, sin embargo, está cambiando, porque a las ya tradicionales uvas, melón, piña o fresas, se añaden ahora especies como el mango o los lichis, joyas de la gastronomía saludable.

En Mercavalencia, el gran distribuidor de esta ciudad y de su área metropolitana, saben mucho de eso. Iván Carlos Grande, presidente de la Federación de Asociaciones de Mercados Mayoristas de la entidad, explicó que los productos de siempre siguen teniendo una presencia destacada en la mesa navideña. La Piña, dice, es la gran estrella, aunque va cambiando la distribución y el precio del producto. «Ahora se busca la piña importada por avión, piñas que se cogen, se envasan y se distribuyen al resto del mundo en un día, cuando antes tardaban quince días en un barco», explica Grande. Eso sí, la frescura de este producto se paga cara. Sólo el transporte cuesta entre 1,2 y 2 euros por kilo.

También el melón y las uvas están siempre presentes en la mesa de Navidad, sobre todo éstas últimas, aunque «los hábitos van cambiando y cada vez más se hacen las campanadas con gajos de clementina».

Las novedades
Frente a estos clásicos de la Navidad van ganando terreno, no obstante, las frutas exóticas traídas de todas las partes del mundo. El mango es la pieza que más protagonismo está cogiendo, también porque se cultiva en España. Y empiezan a tener presencia los lichis, el mangostán, el rambután, los tomates de corazón de buey o la Pithaya, que dan un toque exótico a la cocina. «Más que como producto base, se utilizan para dar la nota de color, el toque exótico a la mesa», asegura este especialista de Mercavalencia.

En cuanto a la verdura, además de consumirse poco, sigue muy vinculada al puchero navideño. En este sentido los hábitos no han cambiado demasiado, así que el puerro, el apio, el cardo y la zanahoria son los nombres propios.

En definitiva, la Navidad es una buena época para consumir fruta, tanto el producto de temporada en España como los productos importados de otros continentes, esencialmente de Sudamérica y Asia.

Al melón, las uvas y la piña se pueden añadir muchas otras variedades que aportan color e innovación a la cocina de estas fiestas, las más importantes en el planeta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook