24 de diciembre de 2015
24.12.2015
Mejoras

El consistorio revisa la regulación de todos los cruces más peligrosos

En el último mes ha cambiado semáforos en Primado Reig, Alboraia y Llano de Zaidía

24.12.2015 | 04:33
El consistorio revisa la regulación de todos los cruces más peligrosos

El Ayuntamiento de Valencia ha modificado durante el último mes la regulación semafórica de tres cruces de la ciudad con el fin de reducir las probabilidades de siniestro e incrementar la seguridad circulatoria. Así mismo, se propone analizar diez grandes cruces viarios para llevar a cabo actuaciones similares. Y todo ello pese que un estudio realizado por la Policía Local de Valencia ha concluido que no hay puntos negros en la ciudad.

Entre las mejoras llevadas a cabo en el último mes destaca el paso de dos a tres fases semafóricas en el cruce entre las calles Pintor Vilar y Alboraya, evitando que los vehículos que se incorporan a esta última desde Pintor Vilar, en ambos sentidos, realicen el movimiento en la misma fase.

Por otro lado, en la avenida Primado Reig, a su paso entre la calle Almazora y la avenida Alfahuir, se venía observando que, a pesar de las prohibiciones señalizadas, muchos vehículos realizan un cambio de dirección quedando almacenados justo antes de las vías del tranvía. Para evitar estos embotellamientos, se ha aumentado el tiempo de despeje de los semáforos en la avenida Primado Reig en sentido Peset Aleixandre.

Y una actuación similar se ha llevado a cabo en la calle Llano de Zaidía en dirección al mar, donde la Policía Local había detectado que, debido al tiempo de despeje en esta intersección, los vehículos pesados tardaban más en abandonar el cruce de manera segura, siendo alcanzados, en ocasiones, por los automóviles que entran desde la avenida de la Constitución.

Diez «puntos negros»
Estas tres acciones, según fuentes municipales, son fruto de las primeras medidas acordadas en la mesa conjunta constituida entre el Centro de Gestión de Tráfico y Atestados con el objetivo de mejorar la seguridad vial y disminuir el riesgo de accidentes dentro de la ciudad de Valencia.

Por su parte, un estudio reciente de la Policía Local, basado en las estadísticas de los últimos cinco años, ha certificado que en Valencia no existen puntos negros de tráfico o tramos de concentración de accidentes, lo que no significa que este tipo de acciones en los cruces no vayan a continuar en los próximos meses.

Concretamente, el ayuntamiento estudia diez grandes cruces de la ciudad para conocer su situación y abordar mejoras. Se trataría de las intersecciones de Doctor Tomás Sala con San Vicente Mártir; Tres Cruces con Camino Nuevo de Picanya; Avenida del Cid con Tres Cruces; Hermanos Machado con Juan XXIII; Maestro Rodrigo con Valle de la Ballestera; Hermanos Machado con la calle Alfahuir, Avenida Blasco Ibáñez con Cardenal Benlloch; Plaza de Zaragoza con Paseo de la Alameda; y la Avenida de los Naranjos con las calles Luis Peixo y Ramón Llul.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook