24 de diciembre de 2015
24.12.2015

Última sesión «partida» para oficiar bodas civiles

A partir del 1 de enero los enlaces de los jueves se pasan a los viernes y los plenos municipales se celebrarán los últimos jueves de cada mes

24.12.2015 | 04:15

El pleno del Ayuntamiento de Valencia celebrado ayer se interrumpió a las 12,30 horas para que la concejala Sandra Gómez pudiera oficiar una boda en el palacete de Monforte. Tres cuartos de hora después la sesión se reanudó para seguir su curso normal. Pues bien, esta anomalía ya no se repetirá más. Desde el 1 de enero los días de boda y los días de pleno cambian, se intercambian, y se pone en marcha un nuevo sistema que facilite la asistencia de público a las sesiones municipales y que mejore las fechas de los novios.

En la actualidad y desde hace años, el Palacete de Monforte, donde se ofician las bodas civiles del Ayuntamiento de Valencia, casa dos días a la semana: los jueves, de 12 a 13,30 horas y los sábados de 11,30 a 14.30. Y también casa algunos miércoles de los meses de junio, julio y septiembre por el incremento de la demanda.

Por su parte, los plenos municipales se celebran los últimos viernes de cada mes, siempre en sesión intensiva de mañana, por lo que cuando el nuevo equipo de Gobierno planteó trasladar los plenos al jueves para facilitar la asistencia de público, se encontró con el choque de fechas. Los plenos y las bodas coincidían, de tal forma que la sesión del mes de julio tuvo que partirse en tramos de mañana y tarde para que el concejal Ramón Vilar pudiera casar.

Así la cosas, el equipo de Gobierno decidió terminar el año con las normas de la pasada legislatura y para el próximo año, es decir, a partir del 1 de enero, trasladar las bodas de los jueves a los viernes y los plenos de los viernes a los jueves. Eso ya es oficial y de hecho, en el nuevo calendario de bodas, que siempre se abre en los últimos meses del año, ya se están dando fechas para los viernes y los sábados, además de los miércoles antes citados.

Según explicaron fuentes del servicio municipal, el hecho de casar ahora en viernes, cosa que podría animar a más parejas a recurrir a Monforte, no ha supuesto ningún cambio respecto al año que ahora termina. La estadística indica que el año 2015 cerrará con cifras similares a 2014, es decir, 347 enlaces, y que el próximo año puede haber una leve mejoría, en la línea de lo que ocurre todos los ejercicios.

La semana pasada ya quedaban pocas fechas en sábado „unicamente en los meses de noviembre y diciembre„ y para los viernes quedaban algunas más, sobre todo en los meses con menos demanda. «La gente lo que quiere es casarse y si no hay sábados le da igual cualquier otro día», dijeron fuentes del servicio de bodas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook