05 de enero de 2016
05.01.2016
Fiesta

Una empresa afín a Compromís diseñó la iluminación de la fiesta de Fin de Año

Fuset defiende la legalidad porque fue un contrato menor de 3.300 euros y afirma que no pide a nadie el carné de militante

05.01.2016 | 09:08
Fotos: Fernando Bustamante

La multitudinaria fiesta organizada por el nuevo gobierno de Joan Ribó en la plaza del Ayuntamiento para dar la bienvenida a 2016 costó cerca de 30.000 euros parte de los cuales fueron a parar a LedsVisuals, una empresa valenciana especializada en el diseño de espectáculos audivisuales, con sede en la calle Quart y cuyo director, Francesc Ribes, es afín a Compromís. Así al menos lo deja ver en el responsable de la empresa en las redes sociales. Ribes, sin embargo, negó ayer a este diario cualquier vinculación personal con el concejal de Fiestas, Pere Fuset, así como la existencia de enchufismo como ayer apuntaba una publicación digital. Ribes, organizador, entre otros eventos, de la fiesta del Orgullo Gay de Valencia, aseguró que es la primera vez que trabaja para el ayuntamiento de Valencia, si bien quitó importancia a las críticas por su contratación para la fiesta de Fin de Año del ayuntamiento.

El propio concejal de Fiestas explicó ayer a este diario que los casi 30.000 euros que costó la fiesta de Fin de Año, que incluyó la contratación de conocidos discjockeys y un espectáculo de luces, entre otros conceptos, se dividen en varios contratos. Uno de ellos es el del diseño del espectáculo audiovisual que tenía un presupuesto de 3.300 euros y que se encargó directamente a LedsVisual porque era un contrato menor. Fuset aseguró que las contrataciones, en las que se incluyen otros conceptos, como la megafonía, los urinarios o las vallas que se pusieron en la plaza «se han hecho con total transparencia».

Para la organización de la fiesta, añadió Fuset, se ha contratado a Yapadú, que a su vez subcontrató el espectáculo de luces con la empresa LedsVisual por ser una de las pocas que tendría experiencia en este campo en la ciudad. Se da la circunstancia de que Yapadú es una empresa con la que la Concejalía de Fiestas viene trabajando desde hace varios años.

Pere Fuset recalcó ayer que «no pido a nadie el carné de militancia», de hecho subrayó en su equipo de la concejalía de Cultura Popular y Fiestas hay contratado personal que ya trabajaba con el anterior gobierno del PP.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook