29 de enero de 2016
29.01.2016
La movilidad sostenible, a debate

El plan para peatonalizar la Lonja sigue adelante pese a la protesta del Mercat

Ribó evita a los vendedores pero les explicará en su asamblea la reordenación «blanda» del tráfico

29.01.2016 | 04:15
Cerca de 250 vendedores del Mercado Central se manifestaron en la plaza del Ayuntamiento para exigir el aparcamiento de Brujas.

El alcalde Joan Ribó y el concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, asistirán el próximo miércoles a la asamblea de vendedores del Mercado Central, según confirmaron al presidente de la asociación que defiende a los comerciantes, para tratar de convencerles sobre la idoneidad de la peatonalización blanda de la Lonja y la reordenación del tráfico en el entorno de la Plaça del Mercat. Sin embargo, el mismo lunes el Ayuntamiento de Valencia pondrá en marcha su plan. Así pues, los ediles de Compromís acudirán a defender un proyecto que cuenta con la oposición de los vendedores, que ayer se manifestaron frente a la puerta del consistorio y exigieron entrevistarse con Ribó. El primer edil abandonó el consistorio por la puerta trasera, ante la protesta de las cerca de 250 personas que se encontraban con pancartas en la plaza, aunque un grupo reducido «interceptó» a Ribó y Grezzi para exigirle explicaciones.

Lo cierto es que el debate sobre la peatonalización blanda de la Lonja y la reordenación del tráfico en el entorno del Mercado „dejando un solo carril de circulación„, arrancó en el Pleno de ayer, donde la moción del PP fracasó „pese al apoyo de Ciudadanos„ para que el equipo de Gobierno frene esta actuación hasta que el aparcamiento de Brujas esté en funcionamiento. Los vendedores del Mercado Central defienden la misma idea, pero con matices importantes que podrían propiciar un acuerdo con el gobierno tripartito: aceptarían esta medida siempre y cuando exista un compromiso por escrito del desbloqueo del estacionamiento que construyó la Generalitat; aceptarían también la peatonalización blanda frente a la Lonja como primer paso, pero sin variaciones en el entorno del centro comercial.

El presidente de la Asociación de Vendedores del Mercado Central, Francisco Dasí, fue claro en sus demandas: «El Mercado necesita la puesta en marcha del aparcamiento de Brujas, que lleva terminado tres años y es como el agua para nuestros negocios. Necesitamos que antes de intervenir en la movilidad del centro, se abra el parking de Brujas y a partir de ahí se planteen todas las medidas que sean necesarias».

No se oponen a peatonalizar
Dasí reiteró que el Mercado Central nunca «se ha opuesto a la peatonalización ni a proteger la Lonja», pero dijo que tienen que hacer valer que el Mercado Central «también es un bien para la ciudad y tiene una historia para la ciudad y merece ser protegido». «Hay medidas que generan dudas y preocupación para los vendedores y por eso estamos aquí. Queremos que el gobierno reflexione. Sus explicaciones son siempre las mismas e insisten que es una intervención respetuosa con el mercado y no nos va a perjudicar, pero tenemos muchas dudas. El problema es que es una intervención que sale a velocidad de vértigo el día 15 para ser ejecutada diez días después. Hemos pedido dosificar la intervención para ver si es verdad que no nos perjudica, por ejemplo protegiendo la Lonja y dejando para más adelante la calle María Cristina, pero eso no se puede negociar, por eso nuestra respuesta es ésta», añadió el presidente de la asociación.

Reconocen diálogo
Sobre las negociaciones con el ayuntamiento, Dasí reconoció que era «verdad» que Grezzi «ha venido a discutir el proyecto varias veces, pero no ha atendido las demandas mínimas que el Mercado le ha planteado». «Nuestra principal demanda es el aplazamiento de la intervención hasta que el aparcamiento de Brujas tenga un compromiso firme», explicó Francisco Dasí.

El próximo miércoles la Asociación de Vendedores, que cuenta con 267 comerciantes, celebrará una asamblea extraordinaria para decidir las acciones de movilización a medio plazo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook