29 de enero de 2016
29.01.2016
La gestión del arbolado

Soriano acota a siete calles la sustitución de moreras viejas

Soriano defiende la actuación de la concejalía ante el rechazo de vecinos, PP y Ciudadanos

29.01.2016 | 04:00
Soriano acota a siete calles la sustitución de moreras viejas

El Ayuntamiento de Valencia acotará a siete calles de la ciudad la sustitución de moreras con fruto (morus alba), según explicó ayer en el Pleno la concejala de Medio Ambiente, Pilar Soriano. El tripartito rechazó la moción del PP „con el apoyo de Ciudadanos„ para frenar la tala de árboles sanos en la ciudad. La regidora de Compromís explicó que en la calle Ebanista Caselles „donde ya se iniciaron los trabajos el 7 de enero„ se cortaron cuatro moreras de forma alterna y se plantaron ejemplares de almez, y que no se continuará con otros ejemplares de esa vía hasta que no sean grandes y den sombra la nueva especie. Este será el procedimiento que se llevará en otras zonas de la ciudad.

Sin embargo, los vecinos de Na Rovella-Fuente de San Luis, participaron en el Pleno para mostrar su rechazo ante los que consideraron un «crimen» por talar árboles sanos. La Federación de Asociaciones de Vecinos de Valencia emitió un comunicado en el que también exigió al ayuntamiento que detenga la acción y replicó al consistorio que la vida útil de una morera urbana no es solo hasta los 40 a 50 años „como defendió Soriano„, sino que puede superar los cien años y alcanzar incluso los 200 de antiguedad.

Soriano tampoco convenció a la oposición. «No podemos permitir que se talen árboles sanos de 40 años, cuando la esperanza de vida puede llegar hasta los 200 años. ¿Qué hará con las palmeras datileras? Siguiendo las mismas razones, se cargaría el 25 por ciento del patrimonio arbóreo de la ciudad porque ensucia. Pero los han sustituido por un almez, que es más pequeño, no absorbe tanto CO2 y ensucia con pequeñas bolitas que se forman. Ha sido una decisión kamikaze por su inexperiencia», aseguró la concejal popular Lourdes Bernal.

El Grupo Ciudadanos rechazó la medida del gobierno, aunque se mostró algo más comprensivo. «Nos gustaría matizar que el deficiente mantenimiento del arbolado de la ciudad viene de lejos. Pero nos preocupa que la gestión diaria no es el fuerte de Soriano. Como los árboles de la ciudad ensucian, los talan. Entiendo que el presupuesto que le han dejado da para lo que da, pero por favor hagan las cosas con diálogo», dijo Santiago Benlliure.

Pilar Soriano, por su parte, reiteró que el Ayuntamiento de Valencia no procederá a una tala de árboles generalizada «sino en aquellos casos donde los técnicos lo consideren y para garantizar la seguridad ciudadana». Así anunció que la sustitución de moreras con fruto serán en las calles Ebanista Caselles, Hermanos Maristas y Cavite en la zona sur, mientras que la acción se llevará a cabo en la zona norte en las calles Río Tajo, Libertador Simón Bolivar, Luis Braille y Plaza Cronista Momblanch. Soriano, mirando a los vecinos de Na Rovella, se comprometió a reunirse pronto con ellos y dijo que todas las medidas se harán con el consenso vecinal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas