17 de febrero de 2016
17.02.2016

Ribó: "Los valencianos saben que no nos comemos a los niños ni tenemos cuernos"

El alcalde defiende la peatonalización de la Lonja y anuncia el cierre del tráfico en el centro de Valencia

17.02.2016 | 12:37

"Los valencianos saben que no nos comemos a los niños, que ni tenemos cuernos ni llevamos rabo", ha bromeado hoy el alcalde de Valencia, Joan Ribó, durante un desayuno informativo en Madrid. El mandatario no ha querido opinar sobre cómo está llevando Pablo Iglesias las negociaciones con el PSOE para la posible investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno.

El mandatario también ha defendido el cierre paulatino del tráfico en el centro de Valencia porque la prioridad deben ser los peatones, seguidos por las bicis y el transporte público, al tiempo que ha asegurado a los comerciantes que recelan que ellos también saldrán ganando, como está ocurriendo con la peatonalización del entorno de la Lonja, donde "están viendo que están mejorando inclusos sus cuentas".

"Hasta ahora „ha dicho„, los primeros pasos" dados en este sentido han sido satisfactorios, a juicio de su equipo de gobierno. "Cerramos el centro una vez al mes, hemos introducido la peatonalización para dignificar la Lonja, que es Patrimonio de la Humanidad, y vamos a avanzar en esta dirección", ha insistido.

Aunque ha admitido que algunos comerciantes se están quejando, ha destacado que estas protestas son algo "habitual" en estos procesos. "Son quejas que luego suelen convertirse en aplausos", ha agregado.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, también ha asegurado hoy durante el desayuno informativo en Madrid que "la protección de la huerta tradicional y los huertos urbanos tienen que hacer que Valencia sea única" y ha avanzado que el gobierno actual del 'cap i casal' trabaja para que "cada ciudadano tenga en su barrio los recursos que necesita", algo que Ribó entiende como "un derecho".

Durante la conferencia, el mandatario también ha rechazado que el fichaje de su pareja en la Conselleria de Educación sea un caso de "enchufe". "Mi compañera es funcionaria de la conselleria y está en comisión de servicio, una de las 3.000 que hay, para trabajar en un tema de renovación pedagógica, por lo que va a cobrar cien euros más", ha dicho.

Condonación de los 370 millones de deuda
Por otra parte, Ribó ha exigido al Estado la condonación de los 370 millones de euros de deuda que tiene el Ayuntamiento de Valencia por su participación en el consorcio que financió la Copa del América de Vela en 2007 y se ha comprometido a reivindicarlo "ante cualquier gobierno" que tenga España.

En este sentido, el alcalde ha explicado que esa deuda es "inasumible" para el consistorio y que su condonación es imprescindible para "garantizar el futuro" de una de las zonas de la ciudad con mayor protección innovadora, empresarial, cultural y de ocio.

En total, el Consorcio de la Copa del América de Vela tiene una deuda superior a los 440 millones de euros, que se incrementan a razón de 20 millones de euros al año por intereses a los que no puede hacer frente. De ellos, el Estado es acreedor de 370 millones a través del ICO (Instituto de Crédito Oficial) y del Tesoro.

Tras defender que los valencianos "no quieren ser menos que nadie pero tampoco más que los demás", el alcalde del 'cap i casal' ha argumentado que lo que pide supone "simplemente exigir al Estado el mismo trato que recibió Barcelona en los Juegos Olímpicos del 92, Sevilla en la Expo del mismo año y Zaragoza en la Expo de 2008", eventos „a su juicio„ equiparables, en los que el Estado realizó fuertes inversiones.

En la conferencia Ribó también ha hablado del proceso de "resiliencia" (capacidad para superar situaciones traumáticas) que esta viviendo su ciudad y de su voluntad de poner fin a "décadas de ostracismo en la política española".

Según sus datos, al llegar a la alcaldía en junio de 2015 se encontró una deuda del 102 % del presupuesto (752 millones de deuda y 738 de presupuesto), que en 2016 ha bajado al 95 %: 716 millones de deuda y 754 de presupuesto, en el que más del diez por ciento de las inversiones se decidirán por votación popular y ese porcentaje irá creciendo cada año.

Por último, Ribó ha recordado que, aunque él no es nacionalista, defiende con "fiereza" el respeto a los derechos de las personas, de los territorios y de las naciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook