07 de marzo de 2016
07.03.2016

Denuncian las molestias de los patinadores en Nápoles y Sicilia

Los vecinos aseguran que están haciendo ruido hasta altas horas de la noche y que manchan los bancos y bordillos con deslizantes de cera

08.03.2016 | 13:13
Denuncian las molestias de los patinadores en Nápoles y Sicilia

Vecinos de la Plaza Nápoles y Sicilia han denunciado las molestias de los «skaters» y los desperfectos que causan en el entorno, un problema que no es nuevo pero que hasta el momento no ha sido atajado por la policía.

El «problema» de los monopatinadores es general en toda la ciudad. Espacios como el Jardín del Hospital, la rotonda de la V-21 e incluso la Plaza de la Virgen se han visto afectados por los «skaters», que ponen deslizantes (cera) en los bancos y los bordillos y generan fuertes ruidos con sus tablas.

De hecho, en alguno de estos puntos, concretamente en el Jardín del Hospital, la policía ha sido especialmente persuasiva y ha terminando por echarles. Más de un centenar de monopatines han sido decomisados en los últimos meses, lo que pone de manifiesto la actividad policial en este espacio de alto valor patrimonial y arqueológico.

Sin embargo, quedan muchos otros sitios donde el problema persiste, y uno de ellos es la Plaza Nápoles y Sicilia, cerca del Arzobispado. Según cuentan sus vecinos, todas las tardes se concentran jóvenes del barrio y de otros puntos de la ciudad que los fines de semana están hasta altas horas de la noche, lo que genera ruidos y molestias para los residentes del entorno. Ocurre, asimismo, que ponen deslizante en los bancos, rampas y bordillos de la plaza para hacer correr sus tablas, degradando el entorno de una manera considerable, añaden.
Esta situación ya la han denunciado en numerosas ocasiones a la Policía Local y a veces los agentes van a echarlos, pero «la policía tiene muchos frentes abiertos los fines de semana y no llegan a todo», así que «se van y luego vuelven».

En ocasiones, además, han tenido enfrentamientos verbales con los chicos y las consecuencias han sido peores, de manera que ya sólo queda denunciarlo públicamente para que alguien actúe.

También han empezado a recoger firmas entre el vecindario y los establecimientos públicos de la zona para presentarlas en el ayuntamiento. Según los vecinos, uno de los problemas es el pavimento, que «si fuera rugoso» no tendría el mismo atractivo para estos jóvenes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook