09 de marzo de 2016
09.03.2016

Valencia devolverá a Sagunt la vieja locomotora de los Jardines de Viveros

En su lugar habrá unos juegos infantiles con forma de tren y una placa que recuerde a la máquina

09.03.2016 | 04:15
Valencia devolverá a Sagunt la vieja locomotora de los Jardines de Viveros

El Ayuntamiento de Valencia devolverá al pueblo de Sagunt la locomotora que desde hace décadas está instalada en los Jardines de Viveros. Dado que restaurar la vieja y abandonada cabecera de tren cuesta a Valencia 40.000 euros y el ayuntamiento vecino aprobó en pleno su recuperación, la decisión es clara: «Pueden llevarse la locomotora si el traslado se lo pagan ellos» y en su lugar se colocará «un parque infantil con forma de tren y una placa con foto» que recuerde este momento, según explicó la concejala de Jardines, Pilar Soriano.

La locomotora en cuestión es una máquina de vapor construida en 1952 para Altos Hornos de Vizcaya, empresa propietaria de los Altos Hornos de Sagunto. Se trata de un máquina de pequeñas dimensiones pensada para hacer transportes y maniobras dentro de la propia factoría.

Al caer en desuso en la década de los setenta, la empresa regaló la locomotora al Ayuntamiento de Valencia y éste la colocó en los Jardines de Viveros, convirtiéndose así en una referencia de miles de niños de la ciudad, que la utilizaban como zona de juegos.

Un accidente, sin embargo, hizo que la máquina fuera clausurada y vallada, entrando en una situación de semiabandono que se manifiesta en los numerosos grafitis que la cubren.

Dada esta situación, en el año 2014 el Ayuntamiento de Sagunt aprobó en pleno solicitar al Ayuntamiento de Valencia su recuperación, pero en todo este tiempo, con ambos alcaldes del PP, no se avanzó en el tema. Ha sido ahora, con alcaldes de Compromís, cuando se ha producido una conversación informal de ambos mandatarios y se ha recuperado esa idea, que, según Soriano, no se ha traducido aún en una petición formal.

De todas formas, la intención del Ayuntamiento de Valencia es cederla «sin problemas». La concejala asegura que restaurarla cuesta 40.000 euros, lo que significa que «si quieren llevársela y corren con los gastos, por nosotros no hay problema». Se calcula que el traslado puede estar en los 80.000 euros.

En su lugar, «dado que se trata de un icono de la ciudad», la Concejalía de Jardines ha decidido poner unos juegos infantiles con forma de tren. Y para recordar a la vieja máquina que estuvo más de cincuenta años en ese lugar se colocará una foto de la misma y una placa que recuerde su paso por los Jardines de Viveros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook