25 de marzo de 2016
25.03.2016
Obras públicas

Un proyecto de 52.877 € para bajar el ruido del metro en San Isidro

La Generalitat Valenciana ha licitado las obras, que tienen un plazo de ejecución de doce meses

25.03.2016 | 22:53

La Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio ha sacado a concurso el proyecto de construcción de actuaciones correctores para corregir la contaminación acústica provocada por la línea 1 del metro a su paso por el barrio de San Isidro por importe de 52.877 euros.

Fuentes de la Generalitat han indicado que, con esta actuación, que tiene un plaza de ejecución de 12 meses, la Conselleria da respuesta a una antigua reivindicación de los vecinos para que se adopten medidas que mitiguen los niveles de ruido provocados por la Línea 1 de la red de Ferrocarriles de la Generalitat Valenciana (FGV) en la calle Campos Crespo.

Tras la elaboración y aprobación en su día del plan contra la contaminación acústica del tramo San Isidro-Torrent Avinguda, el paso siguiente es la redacción del correspondiente proyecto constructivo que permita la ejecución de la obra que se presenta bastante compleja ya que la implantación de pantallas acústicas convencionales podría generar un efecto barrera inadmisible.

A esto se une que las instalaciones de la estación del metro de San Isidro son, en estos momentos, insuficientes tanto por el espacio dedicado a la espera de viajeros como a la interconexión entre andenes, ya que esta estación permite el acceso a Metrovalencia, al cementerio general de Valencia y la conexión con la línea C-3 de Cercanías.

En consecuencia, el proyecto deberá de plantear soluciones que solventen a corto plazo los problemas de ruido existentes, y que se puedan coordinar con futuras acciones para mejorar los aspectos antes señalados.

Además, el proyecto adoptará todas las medidas necesarias para mejorar la integración paisajística en el entorno urbano inmediato. De esta forma se trata de encontrar soluciones técnicas que al mismo tiempo que resuelven el problema de ruido existente no deterioren la calidad paisajística del entorno donde se ubica.

En todos los trámites a seguir, la Conselleria prevé un proceso de participación en el que los vecinos podrán conocer y opinar sobre la evolución de las soluciones adoptadas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook