26 de marzo de 2016
26.03.2016

Bombas Gens, lo que el proyecto se llevó

26.03.2016 | 04:15

La intervención en edificios históricos en estado de abandono, supone en un primer momento un logro para la sociedad y las entidades comprometidas con el patrimonio arquitectónico que denunciaron su peligro de desaparición. También son una esperanza para que estos bienes culturales vuelvan a recuperar su esplendor perdido, a consecuencia de la desidia y el desinterés por su conservación que han sufrido por parte de sus propietarios a lo largo de los años. Estas actuaciones dan lugar normalmente a su puesta en valor a través de un nuevo uso, que garantice su mantenimiento y, que debe ser compatible con sus valores culturales.

Sin embargo, en estas intervenciones la falta de sensibilidad, de conocimiento y de formación de algunos técnicos al respecto de las estructuras históricas lleva a que las restauraciones se conviertan más bien en reedificaciones. En estos casos, en lugar de preservarse las partes originales de los monumentos y tenerse en cuenta todas sus fases, éstas se ven sustituidas o reconstruidas por lo que el estilo proyectual del arquitecto acaba predominando sobre la obra preexistente. Para ello se siguen los criterios ya obsoletos de los años 80, herederos de una mala interpretación de la Restauración crítica italiana en la que la actuación se convierte más bien en una aportación arquitectónica de nueva planta que en una recuperación del carácter y la autenticidad del bien.

Lamentablemente como estamos pudiendo comprobar, estos criterios son los que al parecer se están empleando en la rehabilitación, desde el pasado mes de octubre, de la antigua fábrica «Bombas Gens» del Barrio de Marxalenes. Esto se debe a que los que apreciamos éste declarado provisionalmente Bien de Relevancia Local de época Art Déco, „ proyectado en 1930 por Cayetano Borso di Carminati González para Carlos Gens„, estamos asistiendo durante la actual fase de las obras a la demolición de algunos de sus volúmenes protegidos y de sus partes originales. Cabe decir que actuaciones de este tipo no deberían de consentirse por parte de la administración, ya que no solamente es importante a la hora de rehabilitar un monumento arquitectónico que se mantenga su volumetría original, sus formas y sus fachadas exteriores, sino también que se vele por la preservación material de sus partes integrantes.

Sin embargo, como ha sucedido en otros muchos casos, estos edificios acaban siendo despersonalizados debido a que una vez finalizada su intervención, su imagen queda modernizada acercándose más a una construcción de diseño de nueva planta que al resultado de una actuación conservativa de un monumento histórico, borrando de este modo en el mismo la huella del paso del tiempo.

En el caso de Bombas Gens, que constituye una interesante muestra protegida de la arquitectura industrial valenciana del siglo XX, actuaciones tan agresivas como ésta suponen una frustración para todas aquellas personas que lucharon por evitar su desaparición y reivindicaron la necesidad de su recuperación, ya que al final paradójicamente, lo que no consiguió llevarse un incendio por delante, lo ha destruido las obras de ejecución de un proyecto arquitectónico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook