03 de abril de 2016
03.04.2016

Fuset: «Defendemos a las asociaciones, pero podrían compartir los espacios»

El PP denuncia que el «tripartito lucha contra la Iglesia» y califica la medida como una «falta de respeto»

03.04.2016 | 02:28

El concejal de Fiestas, Pere Fuset, apoya a las asociaciones vicentinas, aunque evita reprobar la medida encabezada por María Oliver «Defendemos a las asociaciones vicentinas y a Amigos del Corpus, aunque podríamos estudiar que estas pudieran compartir local con otros colectivos similares», asegura Fuset.

El edil también ha querido acallar los rumores sobre la descoordinación entre las concejalías que sufre el consistorio, ya que según asegura, se reunió con Oliver esta semana. «Estamos de acuerdo en que haya más transparencia en la gestión de concesiones y que haya un rendimiento efectivo de los locales municipales», afirma el concejal.

«Hay dos opciones: o el equipo de María Oliver no le ha informado sobre la medida a la Delegación de Fiestas, o Pere Fuset mira hacia otro lado», afirma la concejal de Ciudadanos, Amparo Picó, quien por otro lado se ha mostrado proclive a la medida con el objetivo de «rentabilizar los locales públicos».

«Lucha contra la Iglesia»
El grupo popular de Ayuntamiento de Valencia se ha mostrado especialmente duro contra esta medida, que la consideran como «una muestra más de la falta de respeto que representa el equipo de gobierno hacia las tradiciones religiosas valencianas», según el ahora portavoz del grupo Popular en el Ayuntamiento de Valencia, Eusebio Monzó.

Para el popular, Patrimonio tiene en el punto de mira las concesiones de estas asociaciones sólo por el hecho de ser católicas. «El tripartito mantiene una lucha con lo que representa la Iglesia, y no contra el bajo rendimiento de locales de titularidad pública. Ya lo pudimos comprobar durante la Semana Santa Marinera, o durante Todos los Santos», asegura Monzó, en referencia a la decisión del alcalde Ribó de contemplar los actos de la Semana Santa Marinera desde un balcón privado y la decisión del consistorio de retirar los símbolos religiosos del crematorio y del tanatorio municipal. «Quieren imponer a los demás sus propias creencias, cuando Ribó es el alcalde tanto de los creyentes como de los no creyentes», añade el portavoz.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook