12 de abril de 2016
12.04.2016
Urbanismo

El plan de protección del Botánico deja fuera de ordenación 200 viviendas

El nuevo diseño urbano rebaja la altura de decenas de edificios de Guillem de Castro y la calle Quart

12.04.2016 | 19:43
La zona marcada de rojo se modificará con el proyecto.

El plan de protección del Jardín Botánico y la Puerta de Quart presentado esta mañana por el concejal de Desarrollo Urbano, Vicent Sarrià, rebaja las alturas de decenas de edificios dejando fuera de ordenación cerca de 200 viviendas, ubicadas en Guillem de Castro y la calle Quart, con el objetivo de mejorar el paisaje histórico.

La protección prevé, además, un retranqueo en la parcela de la ampliación del Botánico con el objetivo de crear un jardín de transición, la supresión de una gasolinera y ampliación de aceras.

El plan, que declara cuatro nuevos Bienes de Relevancia Local, incluye numerosas reurbanizaciones y ampliación de zonas peatonales para mejorar la conexión de la marginal del Turia con el Jardín del Turia.

Mantiene la estructura urbana y arquitectónica de la zona, con las alineaciones existentes, y conserva la edificación situada en el número 79 de la calle Quart, como una alineación histórica.

Asimismo, aboga por la mejora de la percepción de los BIC y con este fin reduce el número de plantas y altura tanto en la calle Guillem de Castro como en Quart y gran vía Fernando el Católico.

"Si bien", tal como ha aclarado el concejal de Desarrollo Urbano y Vivienda, Vicent Sarrià, "esta reducción afecta a futuras intervenciones, las viviendas que exceden la altura quedarán fuera de ordenación, pero se mantendrán mientras se mantengan los edificios".

Entre las medidas propuestas en este plan también se encuentra la rehabilitación y adecuación de edificios protegidos, como la alquería del Beato Gaspar Bono, que está calificada como dotación pública educativa cultural y se convertirá en una ludoteca; el refugio de la plaza de la Encarnación, y una serie de actuaciones de rehabilitación de las fachadas de los inmuebles que envuelven el Jardín Botánico y la iglesia de San Miguel y San Sebastián.

El mismo documento identifica construcciones y edificaciones que no se ajustan a los parámetros básicos de las edificaciones tradicionales de la zona en cuanto a alturas, profundidad edificable o usos inadecuados que suponen un deterioro visual o ambiental del espacio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook