13 de abril de 2016
13.04.2016

El ayuntamiento obliga a rebajar la altura de 20 edificios junto a las torres de Quart y el Botánico

El plan de protección gana espacio peatonal en torno al jardín y a la puerta medieval y mejorará la conexión de la Petxina con el viejo cauce

13.04.2016 | 01:16
El ayuntamiento obliga a rebajar la altura de 20 edificios junto a las torres de Quart y el Botánico

El Plan Especial de Protección de los Entornos del Jardín Botánico, las torres de Quart y la iglesia de San Miguel y San Sebastián prevé una considerable reducción de alturas en una veintena de edificios de la zona (cerca de 200 viviendas), que quedan fuera de ordenación urbanística. La mayoría de edificios que ahora pasan al limbo urbanístico del fuera de ordenación (sustantivo o diferido) están en la calle Guillem de Castro. También está afectado el Edificio 2000, ubicado en la esquina de la calle Quart con la gran vía Fernando el Católico, a espaldas del Botánico, que perderá cuatro plantas, de 11 pasa a siete. Este edificio fue uno de los que se construyó en los solares vendidos por los Jesuitas en los años 70.

El concejal de Desarrollo Urbano, Vicent Sarrià, explicó ayer en rueda de prensa que la declaración de fuera de ordenación no significa que los edificio se tengan que derribar a corto plazo o que no se puedan hacer obras de conservación, sino que al final de su vida útil, cuando se plantee una intervención, se tendrá que ajustar la edificabilidad al tope previsto, entre cinco y siete alturas. La rebaja de alturas, que supone una reducción de edificabilidad residencial de 200.000 m2, tiene por objetivo mantener la silueta paisajística histórica y mejorar la visual de los Bienes de Interés Cultural, es decir, de las medievales puertas de Quart y del Jardín Botánico.

El nuevo plan de protección contemplan seis propuestas de reurbanización, con mejoras sustanciales del espacio urbano, peatonalizaciones y ampliación de aceras. Se intervendrá en Guillem de Castro, en el tramo comprendido entre Corona y la plaza de la Encarnación, donde se eliminará la gasolinera y la vía de servicio existentes sustituyéndolas por un nuevo eje peatonal con arbolado que se extenderá hasta la plaza Santa Úrsula; en la calle Quart; en la plaza de la Iglesia de San Miguel; en la calle Turia y en Beato Gaspar Bono, donde se restaurará la alquería existente para albergar una ludoteca y se construirá una escuela infantil en un solar de propiedad municipal. La reurbanización de esta calle permitirá la conexión del Botánico con la ampliación prevista en el solar de Jesuitas, que está en espera de la firma del convenio entre el ayuntamiento, actual propietario del solar, y la Universitat de Valencia, dueña del Botánico. En este convenio, se incorporará las Hespérides, un jardín de propiedad municipal cuya gestión también se cedería a la Universitat en el mismo paquete que el de la ampliación del Botánico.
Queda una sexta propuesta de reurbanización que afectaría a la esquina de la Gran Vía Fernando el Católico con el Paseo de la Petxina, una intervención ligada a la ampliación del Botánico. El plan de protección prevé retranquear el muro actual del solar de Jesuitas para crear una zona verde de transición, de carácter mas urbano, diferenciada y separada por un cerramiento de lo que sería la futura ampliación del jardín histórico.

El documento contempla un plan de mejora de las fachadas interiores del Botánico, así como de la antigua manzana del colegio de Jesuitas. Propone que se reconstruya el ala del colegio que se derribó en los años 70 respetando el uso dotacional. La idea es que el antiguo Colegio de Jesuitas, que ahora se incorpora a la lista de bienes de relevancia local junto con la Casa Caridad, la alquería Beato Gaspar Bono y el pretil del río, recupere su estructura arquitectónica en forma de tridente.

El plan de protección incide en la mejora de movilidad del entorno y en dar prioridad al peatón sobre el coche. Algunas propuestas de reurbanización requieren de una intervención global y coordinada con la Concejalía de Movilidad, como la pensada para el paseo de la Petxina, donde el plan de protección protege varios edificios tradicionales. La idea es mejorar la conexión de la marginal derecha del río, donde se encuentra Casa Caridad y que hoy es una autopista urbana, en una zona más amable. Para ello se ampliarán aceras y se mejorarán las conexiones con el Jardín del Turia, que queda integrado en el ámbito de protección del plan desde el puente de las Glorias al de las Artes.
El documento, que ahora pasará el periodo de alegaciones y participación pública, contempla la rehabilitación de la alquería Beato Gaspar Bono para destinarla a escuela infantil. El plan, que protege además 34 edificios de estética modernista y racionalista, regula las intervenciones en un ámbito que incluye parcialmente los barrios del Carmen, Velluters, Botánico y Campanar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook