15 de abril de 2016
15.04.2016
Servicio

La EMT someterá a la opinión de los vecinos el cambio de 15 líneas

La compañía asegura que el gran cambio de la red se producirá con la apertura de los seis intercambiadores

15.04.2016 | 04:15
La EMT someterá a la opinión de los vecinos el cambio de 15 líneas

La Empresa Municipal de Transportes de Valencia (EMT) ha iniciado el proceso de participación interno con sus trabajadores y los sindicatos para remodelar de 10 a 15 líneas de su actual red. Aunque vez finalice esta fase y consensúe con el propio personal de la compañía las modificaciones, su intención es «someter a la opinión de todos los colectivos posibles, desde asociaciones de vecinos a comerciantes o colegios» los cambios previstos. «Queremos el máximo consenso posible, y aunque sabemos que siempre tendremos cierta oposición, nuestra intención es que las remodelación de las líneas beneficie a la mayoría y aumentemos el número de viajeros», explicaron fuentes de la EMT.

Sobre los cambios propuestos, la dirección de la empresa no quiso pronunciarse porque, asegura, todavía son propuestas que no están consensuadas. Radio Valencia avanzó ayer que los cambios , que podrían ser efectivos a partir del final del verano, afectarán a las líneas 8, 81, 73, además de modificaciones en las rutas del 1, 9, 11, 71. Como adelantó este periódico, este año también se pondrá en marcha la nueva línea del Bulevar Sur. En todo caso, fuentes de la EMT explicaron que las modificaciones podrían afectar entre 10 y 15 líneas.

Sin embargo, esta primera modificación de líneas no será la más profunda que sufra la red de la EMT, ya que como explicó su gerente en unas recientes jornadas sobre movilidad, el gran cambio de las rutas se producirá cuando se creen los seis intercambiadores previstos en diversos puntos de la ciudad.

Este mismo año se creará el primer intercambiado en la Porta de la Mar. «Es una de las puertas de acceso a la ciudad, porque muchos autobuses penetran al centro de la ciudad a través de la calle la Paz. En total unas 11 líneas acceden por ese eje hasta el centro, creando una especie de tren de buses, molesto para los vecinos e ineficaz para los usuarios. En los intercambiadores la idea es usar lanzaderas al centro, a ser posible con autobuses eléctricos», detalló Josep Enric Garcia, máximo responsable de la compañía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook