17 de abril de 2016
17.04.2016
Iniciativa

Escola anima a otros consistorios a incluir cláusulas lingüísticas en las contrataciones

Vicent Moreno, presidente de la entidad educativa, valora el nuevo reglamento aprobado por el Ayuntamiento de Valencia - José Vicente Morata (Cámara de Valencia) avisa de que «manda la ley»

17.04.2016 | 03:07

El nuevo reglamento aprobado por el ayuntamiento de Valencia para regular sus nuevas contrataciones „que contiene cláusulas sobre la corrupción, los planes de igualdad y el uso de la lengua valenciana„ fue ayer analizado por diferentes entidades.

Así, Vicent Moreno „presidente de Escola Valenciana„ atendió ayer a Levante-EMV y lo definió como un «paso hacia adelante en la normalización lingüística» y animó a otros consistorios de la Comunitat Valencia a «seguir este camino». La normativa prevé que las empresas que contraten con el ayuntamiento presidido por Joan Ribó deberán cumplir la Llei d'Ús en todas sus comunicaciones, tanto internas con el ayuntamiento como externas. Esta cláusula causará que los elementos de señalización „como los carteles emplazados en la calle„ se escriban en lengua valenciana. Moreno también explicó que «el hecho que la administración realice un esfuerzo en el uso de la lengua es muy positivo. Creo que las empresas también deberían actuar de este modo, sería beneficioso para ellas».

«Manda la ley»
Por otra parte, José Vicente Morata „presidente de la Cámara de Comercio de Valencia„ argumentó que «lo del nuevo reglamento puede verse como un tema político, la verdad. Y una cosa es la política y otra la economía. Parece una iniciativa plagada de buenas intenciones, pero debemos tener claro que lo que debe imperar es la ley de contratos con las administraciones públicas. Eso está claro».

Morata también comentó que «en un contexto donde defendemos que las empresas salgan más al exterior debemos ser coherentes y no poner pegas a las firmas que venga de fuera a contratar con nuestras administraciones».

El reglamento también incluye varias cláusulas sobre igualdad. Amalia Alba, presidenta de Mujeres Progresistas, declaró que «si el consistorio ha llevado a cabo esta iniciativa es porque las leyes la avalan. Los planes de igualdad son obligatorios en muchos casos, pero en la práctica casi ninguna empresa los tiene. Si las administraciones los piden es una buena forma de causar que se normalicen la verdad. El ayuntamiento ha llevado a cabo un movimiento muy positivo».

En términos similares se movió Ana Julián „integrante de varias plataformas sociales y experta en planes de igualdad„: «El ayuntamiento ha dado un paso positivo. Siendo optimistas, solamente el 15 % de las empresas cuenta con un plan de igualdad y, de ellas, solo la mitad los desarrollan. Si se añade una cláusula de este tipo en las contrataciones quizá este índice suba, ya que las firmas ya sabrán que les van a pedir el plan de igualdad. Y es otra razón para rentabilizar la inversión».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook