23 de abril de 2016
23.04.2016

Cuando l'Horta se convierte en aula

Más de 500 alumnos de 14 centros del «cap i casal» y su área metropolitana participan en una marcha hasta Bonrepòs para reivindicar el paisaje como «herramienta pedagógica» - Niños y jóvenes estudian sobre el terreno los beneficios de los «productos de proximidad»

23.04.2016 | 01:36
Cuando l'Horta se convierte en aula

Conforme iban llegando a Bonrepòs i Mirambell muchos de ellos ya tenían cara de cansados. «L'Horta es muy bonita, pero caminar no», aseguraba un chaval mientras cruzaba el puente sobre el Carraixet que une la localidad de l'Horta Nord con la pedanía valenciana de Carpesa. Pasaban ya unos minutos de las once del mediodía y los que venía de más lejos „Campanar, Patraix, Benimaclet, el Cabanyal, Orriols, Mislata, Paterna...„ habían iniciado la caminata a las ocho de la mañana y en algunos casos habían tenido que recurrir a algún transporte público a modo de lanzadera. Otros, por cercanía (Foios, Alboraia o Meliana) se lo tomaron con más calma e incluso algunos, como los de Massamagrell, aprovecharon el evento para dar una vuelta en bicicleta por el paisaje huertano.

En total, catorce centros educativos „cinco colegios de Infantil y Primaria, y nuevo institutos de Secundaria„ y más de 500 niños y jóvenes llegaron casi al unísono al CEIP Mare de Déu del Pilar de Bonrepòs i Mirambell para reivindicar que l'Horta tiene algo más que un gran valor natural, patrimonial, histórico e incluso económico. L'Horta también tiene un gran valor educativo.

La primera Marxa Escolar per l'Horta celebrada ayer (coincidiendo con el Día de la Tierra) estuvo organizada por el colectivo Per L'Horta, Veterinarios sin Fronteras, Justicia Alimentaria Global y la Asociación de Vecinos de Orriols. Según comentaba Raquel, profesora del colegio de Bonrepòs, la iniciativa está inspirada en un evento muy similar celebrado por varios colegios de Granada. «Tenemos una huerta muy grande, con unos valores que hay que potenciar, y en los colegios ya estamos trabajando en ello», señala la maestra.

De hecho, los organizadores pertenecen a una plataforma creada el pasado más de junio y que pretende coordinar el profesorado de Valencia y l'Horta y animar a los docentes a utilizar el conocimiento de este rico territorio histórico y agrario como herramienta de renovación pedagógica. «Nuestro proyecto sobre l'Horta engloba todo el curso y, por ejemplo, relacionamos las diferentes festividades como las fallas y el carnaval con el mundo de la huerta». La iniciativa, y tal como demostraban los murales que rodeaban el patio, también buscaba que los niños y jóvenes establecieran «conexiones entre el territorio y las problemáticas alimentarias y ambientales».

Ya en el Mare de Déu del Pilar, y tras ser compensados con un ligero refrigerio, los alumnos participaron en una «gimcana per l'Horta», en la que además de localizar los diferentes centros participantes en un mapa, tenían que preguntar a otros alumnos sobre lo que más les gusta del territorio que están estudiando. Después, formaron en el patio la frase «Horta és futur». Al menos ellos lo van a intentar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook