24 de abril de 2016
24.04.2016

Cambios que complican la vida

24.04.2016 | 04:15

Según las informaciones aparecidas en prensa y divulgadas por la radio, el Ayuntamiento se propone cambiar algunas líneas de la EMT, seguramente para «ganar» más viajeros y por ende, recaudar algo más dinero para sus arcas, olvidándose de que es un auténtico «servicio público».

En concreto, por lo que se dice, las líneas 81 y 29 van a cambiar su recorrido, dejando al barrio de Nou Moles desconectado de muchas zonas a l@s vecin@s como por ejemplo: Nuevo Centro, Estación de Autobuses, Hospitales como el I.V.O., Centro de Especialidades de Juan Llorens, Hospital Clínico, Hospital General, avda. Blasco Ibáñez, Cabanyal, Marítimo?

Propondría que desde el Gerente de la EMT con todos sus manos intermedios (que son muchos) y todos los concejales con el alcalde al frente?, durante un mes se pasearán en autobús midiendo los tiempos de espera o frecuencia de paso de los mismos y sus tiempos de recorrido. Con la medida anunciada lo único que se consigue es duplicar o triplicar el tiempo que necesitarán l@s viajer@s para llegar a sus destinos, puesto que en la mayoría de los casos tendrán que hacer uno o más transbordos. Acortando el recorrido para ganar tiempo no se consigue más eficacia, en todo caso, todo lo contrario. Tenemos el ejemplo de la línea 7, que antes llegaba hasta Mislata, comunicando toda la zona de Malilla, Fuente de San Luís, con el Hospital General y la antigua Cárcel Modelo, mientras que ahora sólo llega hasta el Mercado Central donde hay que coger otro autobús para llegar a los mismos: más del doble de tiempo, cuando Valencia finaliza en el Museo de Historia de Valencia, al final de la calle Castán Tobeñas, lo que fue una cacicada del anterior gobierno municipal del PP, ahora y con mayor gravedad, lo quieren repetir el tripartito gobernante. «¿No querías una taza, pues ahora dos». Nou Moles tiene unos 27.000 habitantes, representando más del 50% del distrito de Olivereta, al cuál quieren castigar, de nuevo: ¿por qué tanta persecución contra sus habitantes, la mayoría de los cuales son mayores de 65 años?.

Para aumentar la viabilidad de la EMT hay que aumentar la frecuencia de paso de todas sus líneas y no tener que esperar hasta 15 ó 20 minutos a que pase un autobús. Se debe racionalizar el recorrido de las líneas de acuerdo con las necesidades reales de l@s vecin@s, pero no solamente sobre un plano cartográfico. Hay que ver las necesidades, que no pasan necesariamente por recortar el trayecto para que l@s usuari@s tengamos que hacer transbordos y así decir que ha aumentado el número de pasajeros.

La EMT es un servicio público a l@s ciudadan@s que pagan sus impuestos y tasas. Nunca su objetivo debe ser el de «ganar dinero», aunque si estabilizar sus presupuestos, pero no a costa de los «sufridores» de antes y de ahora: siempre lo «pagan» los mismos. Son algunas sugerencias ¿se admitirán de verdad las mismas o se tiraran a la papelera?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook