26 de abril de 2016
26.04.2016
Ciutat Vella

El cambio del pavimento de Serranos anticipa su peatonalización

Las obras para arreglar el adoquinado obligan a desviar el tráfico por la calle Salvador

26.04.2016 | 04:15
El cambio del pavimento de Serranos anticipa su peatonalización

En torno al mediodía de ayer se cortó el tráfico en la calle Serranos para iniciar las obras de reparación del adoquinado, muy deteriorado por el paso de hasta 5.000 vehículos diarios. El cierre de la calle será definitivo, ya que estos trabajos se aprovecharán para empalmar con la operación de peatonalización de esta vía y la Plaça dels Furs. Así, desde ayer se está anticipando la reordenación del tráfico en el barrio de la Seu, ya que se ha habilitado la calle Salvador como puerta de acceso a Ciutat Vella. A partir del 3 de mayo se llevarán a cabo el resto de actuaciones previstas en la zona.

De momento el acceso por la calle Salvador apenas cambia la situación durante esta semana, más allá del cambio de sentido. Seguirá dando acceso libre a la calle Serranos y a la calle Caballeros, atajo que muchos conductores utilizan para llegar a otras zonas de la ciudad.

Sin embargo será una situación excepcional, ya que a partir del lunes que viene la calle Serranos será peatonal, al igual que la Plaça dels Furs, la calle de la Batlia, Cuines y Corretgeria. Además, en la calle Caballeros se cortará en el cruce con la plaza de Manises, lo cual pondrá fin al tráfico oportunista que usaba esta vía como atajo.

Dos bucles

A toda esta zona peatonal se accederá a través de la calle Salvador, y formará uno de los dos bucles diseñados. Uno estará restringido para residentes, comerciantes, vehículos de carga y descarga y acceso a aparcamientos, mientras que el otro bucle dará acceso libre al resto del barrio de la Seu y Xerea, utilizando las calles Almodí y Almirall como ruta hasta la calle dels Mestres, salida del bucle.

La creación de estos bucles a partir del martes 3 de mayo dará el pistoletazo de salida a la peatonalización progresiva de Ciutat Vella. Los vecinos residentes en las zonas pacificadas deberán obtener antes del 30 de junio una identificación para poder circular. Más adelante, antes de final de año, está previsto que se instalen cámaras que controlarán el acceso de los vehículos no autorizados. De momento la Policía Local reforzará esta reordenación, pero no tendrá una presencia constante para vigilar que se cumple la nueva distribución del tránsito. Por su parte, los vecinos de la calle Salvador han expresado su disconformidad con esta actuación, asegurando que la medida no les reporta ningún beneficio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook