18 de mayo de 2016
18.05.2016

Tabla de salvación para el Balneario Alameda

El ayuntamiento abre la puerta para que la empresa concesionaria del centro termal Alameda, que está en proceso de liquidación, busque comprador en los próximos días - Las instalaciones permanecerán abiertas mientras se busca la solución

18.05.2016 | 11:42
Tabla de salvación para el Balneario Alameda

No esta todo perdido para los 26 trabajadores de Balneario Alameda, que tras verse en casa por el cierre inmediato de las instalaciones, ven ahora con esperanza que la concesión podría salvarse si se concreta su venta en los últimos días. El Ayuntamiento de Valencia ha autorizado a la actual gestora, la empresa Mibor Urbana SL, para negociar una posible venta del negocio a otra compañía que debería subrogarse al contrato firmado con el consistorio. Eso significa que, en caso de encontrar comprador, el nuevo concesionario debería asumir la deuda de 300.000 que Mibor ha contraído con el consistorio, abonar el canon anual de 75.000 euros por la explotación del centro termal y mantener a la actual plantilla de trabajadores.

Los empleados de Mibor Urbana han vivido unos últimos días de auténtica incertidumbre. Levante-EMV, que ya informó de la grave situación económica que atravesaba la empresa, se hizo eco la semana pasada del cierre inminente de las instalaciones previsto para el pasado domingo. La información de este diario propició la reapertura de un canal de comunicación entre la concesionaria y el ayuntamiento; ambas partes se mostraron a favor de prolongar la clausura para intentar buscar una solución de urgencia.

Reunión el pasado viernes

El pasado viernes se produjo una reunión entre representantes de la mercantil que pertenece al grupo Onofre Miguel y la concejalía de Patrimonio. Fue en ese encuentro cuando el consistorio accedió a que Mibor Urbana, que está en proceso de liquidación, iniciase el proceso para la venta de la concesión de la gestión del Balneario de la Alameda, lo que evitaría que cerraran las instalaciones del único balneario urbano de España, después de una década desde su reapertura.

Fuentes de la empresa explicaron que mantuvieron en la reunión mantenida el pasado el viernes, cuyos técnicos le confirmaron este lunes que era posible realizar la venta por esa vía, a pesar de estar en proceso de liquidación y bajo el mando de un administrador concursal. La concejala de Patrimonio de Valencia, María Oliver, aseguró que el ayuntamiento está haciendo «un gran esfuerzo» para evitar el cierre del balneario, conseguir que se asuma la deuda y que se subrogue a la totalidad de los empleados afectados por la situación.

La empresa dijo que están «sorprendidos» porque hace meses que se reunieron con los servicios jurídicos municipales, que les dijeron que no se podía vender la concesión porque al haber entrado en liquidación, «el contrato se resolvía de forma automática».

Diez días para presentar ofertas

Sin embargo, parece que ahora sí existe esa posibilidad, que ya valoraron hace algún tiempo, antes de entrar en liquidación, y que les llevó a contactar con varias empresas que estaban interesadas, a las que ahora han preguntado si mantienen su interés. Han previsto que en los próximos siete o diez días se presenten las ofertas, de las que el consistorio deberá valorar su solvencia económica y técnica, para así poder cumplir el plazo de formalización de la venta de «entre mes y medio y dos meses», todo ello sometido al proceso del concurso de acreedores, según las mismas fuentes.

«Ahora nos han dicho que sí se puede tras varios meses de tener el negocio en decadencia y a la plantilla quemada», explicaron fuentes de la empresa, que insistieron en que el balneario sigue abierto y agradecieron el interés de los usuarios en que el consistorio haga esfuerzos para mantenerlo.

Al vender la concesión, el contrato de Mibor Urbana «se cede a un tercero, que debe asumir la deuda del Ayuntamiento acumulada (300.000 euros por cuatro años de cánones impagados), persistir en el pago del canon (75.000 euros) y subrogar a toda la plantilla», explicaron.

Para Mibor Urbana «sería importante» que el nuevo concesionario se comprometiera a llevar a cabo la labor social, que realizaban a través de convenios con la Concejalía de Bienestar Social para el baño de personas de la tercera edad con problemas de salud a precios más reducidos.

Mibor Urbana se encuentra en concurso de acreedores desde 2013, cuando el grupo inmobiliario Onofre Miguel presentó concurso voluntario de las empresas Grupo Onofre Miguel, Onofre Ismet, Onofre Gestión, Onofre Desarrollo, Onofre Valores, Mibor Urbana y Oropeak.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook