20 de mayo de 2016
20.05.2016
Urbanismo

Ribó promete dar voz a los vecinos aunque admite que revertir la ZAL es "muy difícil"

El alcalde justifica su cesión ante el Puerto en la reversión de la zona logística porque la situación no es la misma que hace diez años - Abrirá un proceso de participación cuando se tramite la declaración de impacto ambiental para legalizar la ZAL

20.05.2016 | 07:50

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, se comprometió ayer a que cuando se tramite la declaración de impacto ambiental para legalizar la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) del puerto el ayuntamiento abrirá un proceso participativo «amplio» en el que puedan participar los vecinos de la ciudad y, especialmente, los del barrio de Nazaret y los afectados por las expropiaciones de la huerta de la Punta para la construcción de la citada zona logística, anulada parcialmente por el Tribunal Supremo y aún sin uso. El alcalde, que ha sido muy criticado por los vecinos de la Punta por renunciar a la reversión de la ZAL que anunció en la campaña electoral, se justificó ayer y aseguró que «es muy difícil» que la ZAL, o una parte de ella, como él mismo propuso, puedan volver a ser huerta. El principio de acuerdo entre el puerto y la ciudad prevé la creación de un corredor verde que unirá Natzaret con Pinedo y pasará por la ZAL, si bien la cesión de la parte de la zona logística más próxima a la ciudad para huertos urbanos ya no parece estar sobre la mesa.

Parques simétricos
El alcalde aseguró que resolver el problema urbanístico del frente marítimo, especialmente, de la desembocadura y la frontera con Natzaret, será una prioridad en esta legistura. En este sentido, Ribó explicó que el objetivo es «hacer un parque de final de río que se parezca al Parque de Cabecera». El alcalde confió en que «los vecinos de Nazaret vean así compensada, siempre parcialmente, su pérdida de playa y de una serie de elementos».

El alcalde hizo estas declaraciones tras visitar el CIE de Zapadores, al ser preguntado por la petición de varios vecinos expropiados de la Punta de reunirse con él para hablar sobre el futuro de la ZAL y su posible reversión. «Se ha de resarcir a estas personas que no fueron bien tratadas en su momento, se les ha de dar audiencia y se la daremos, y se debe abrir un proceso participativo». «Lo que pasó en la ZAL es un disparate, no tiene sentido», dijo el regidor quien manifestó su deseo de que la huerta arrasada para hacer un espacio logístico portuario «fuera reversible». «A mí me gustaría que lo fuera, hasta lo planteé, pero en estos momentos al cien por cien va a ser difícil, aunque lo vamos a hablar», apuntó.

El alcalde aseguró que el ayuntamiento intentará que el tema de la ZAL se resuelva «de una vez por todas», aunque apuntó que no sabe cuál será la «solución final». Ribó añadió que «el final lo hablaremos entre todos, pero se ha de reconocer que la situación, después de haber hecho una inversión, no es la misma que hace diez años. La situación que se ha de ver es la de este momento, no hacer un flashback», esto es, mirar al pasado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook