28 de mayo de 2016
28.05.2016
ÚLTIMA HORA
Prisión para los tres jugadores de la Arandina acusados de una agresión sexual a una menor

El ayuntamiento analizará el ADN de los excrementos de perro para multar al dueño

Los encargados de recoger las muestras serán personas condenadas a realizar trabajos en beneficio de la comunidad

28.05.2016 | 04:15
El ayuntamiento analizará el ADN de los excrementos de perro para multar al dueño

El Ayuntamiento de Valencia anunció ayer una medida con la que espera acabar con el problema de los excrementos de perro, una cuestión que los vecinos colocan entre sus primeras preocupaciones, según ha podido constatar la propia Concejalía de Protección Ciudadana. Consistirá en sacar el ADN de los excrementos abandonados en la calle y buscar a sus dueño para sancionarles, explicó la concejala Sandra Gómez, que espera que la medida, además de efectividad, tenga un importante efecto disuasorio.

Aunque parezca complicado y seguramente caro, no lo es, al menos como lo ha planteado el consistorio valenciano aprovechando la experiencia de otras ciudades y el impulso de la Federación de Asociación de Vecinos.

Para empezar, las personas encargadas de detectar y recuperar excrementos de perro serán los agentes y muy especialmente personas condenadas a Trabajos en Beneficio de la Comunidad (TBC). El consistorio ya utiliza a estas personas, la mayoría de ellas condenadas por delitos de tráfico, para colaborar en la ordenación de aparcamientos en los hospitales, la playa o las Fallas. Ahora, dado que hay muchas personas esperando un puesto de este tipo, podrían encargarse también de este trabajo.

Una vez recogida la muestra, se trasladará a una empresa especializada, aún por contratar, que obtendrá el ADN del animal e informará a la policía, todo ello por 18 euros de coste para las arcas municipales. Y luego la policía buscará al dueño para multarlo.

Nueva ordenanza

La pregunta es ¿cómo encuentra al dueño? Fácil. En paralelo con esta medida se está elaborando en la Concejalía de Bienestar Animal una nueva ordenanza de tenencia de animales que saldrá en septiembre y que obligará a los dueños de perros a introducir en el chip o en la placa del collar los datos del ADN del animal, que además estarán anotados en un registro. Será obligatorio, luego bastará con cruzar el análisis de los excremento con la base de datos para identificar al animal y al dueño.

Si no lleva los datos, puede ser multado por la policía y si abandona los excrementos y lo comprueban con el ADN, la multa puede ser importante. En la actualidad es de 150 euros, pero en la nueva ordenanza se «aumentará con toda seguridad».

Para Sandra Gómez, la medida ya se ha demostrado eficaz en las ciudades donde se ha puesto en marcha, pero sobre todo confía en que tenga un efecto disuasorio. «Ahora la gente deja los excrementos si no los ve nadie, pero a partir de ahora ya nadie tendrá la seguridad de no ser multados», comentó la concejala.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas