31 de mayo de 2016
31.05.2016
Reclamaciones

Solo uno de cada mil ciudadanos manda su queja al ayuntamiento

El gobierno se felicita por el aumento de participación y el PP destaca que priman las quejas por falta de atención

31.05.2016 | 02:08

La ciudadanía tiene hasta cuatro soportes para expresar sus quejas, sugerencias y propuestas sobre el funcionamiento del lugar en el que viven: a través de la página web, el registro de entrada o pidiendo amparo al Defensor del Pueblo o al Sindic de Greuges. Y cada mes se expide un informe evaluativo. Del que se dio a conocer ayer en la comisión de sugerencias y reclamaciones, destacan varios aspectos. En general, no es un servicio especialmente utilizado: entre los setecientos mil habitantes se formulan poco más de seiscientas reclamaciones. Menos del uno por mil de los ciudadanos lo utilizaron. En lo que coinciden los dos soportes más utilizados (la web y el registro de entrada) es que la mayor cantidad de quejas responden a la disconformidad en las decisiones tomadas por el gobierno o los servicios municipales, un amplio saco donde se acumulan las quejas por falta de presencia o por la conducta de la Policía Local, limpieza deficiente, suministro de agua, plagas, bolardos, maceteros o gorrillas.

Las deficiencias en la señalización, la jardinería y la vía públicas son otros de los aspectos donde más quejas se recibieron a través de la web municipal. Curiosamente, según soportes hay materias que cambian de importancia. Por ejemplo, la mala señalización: son un once por ciento de las quejas a través de la web y escasamente el uno por ciento por registro de entrada.

El Defensor del Pueblo apenas recibe tres reclamaciones y el Sindic un total de 19, entre las que domina la queja por la tardanza en la tramitación de expedientes Los datos de los últimos 30 días tienen lecturas diferentes según quien las haga. Así, el concejal de gobierno interior, Sergi Campillo, se felicitaba por el aumento de la participación «por las nuevas formas de participación» y por el descenso en las quejas por las decisiones de la administración y las molestias por eventos. Para el Partido Popular, el edil Vicente Igual las interpretaba como una «evidencia de la incapacidad en la gestión municipal de Ribó» porque «una de cada dos quejas presentadas por registro de entrada hacen referencia a deficiencias en la atención, inactividad, tardanza y disconformidad».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook