01 de junio de 2016
01.06.2016
Transporte urbano

El PSPV defiende que los derechos de los mayores han de primar en el cambio de líneas de la EMT

Calabuig relega la participación frente a los intereses de la tercera edad y la compañía lamenta que el portavoz hable «desde el desconocimiento»

01.06.2016 | 04:15
Vídeo: A. Iranzo

El gobierno tripartito local ha defendido en más de una ocasión que las áreas de gestión de cada uno de los socios no son compartimentos estancos y que trabajan en una dirección común, pese a sus evidentes diferencias programáticas. Pero eso no quita que de vez en cuando se lancen «recados» para gestionar mejor la relación y evitar futuras tensiones. Y eso es lo que hizo ayer el portavoz del PSPV, Joan Calabuig, quien recordó a Compromís y València en Comú que la remodelación de líneas de la EMT se debe hacer primando los derechos de las personas mayores, delegación que dirige el propio Calabuig.

El PSPV considera que no deberían alterarse los recorridos de las líneas si éstas afectan a los servicios básicos del colectivo de la tercera edad. Aunque existe un proceso participativo puesto en marcha por la EMT para llegar a un consenso, Calabuig insiste en que éste debe garantizar «los derechos» de los mayores.

El portavoz socialista argumentó que la apuesta por las personas mayores del equipo de Gobierno «implica a todas las concejalías», y aseguró, en un claro mensaje dirigido a Giuseppe Grezzi y Jordi Peris, que la participación ciudadana «está en un orden jerárquico inferior a los derechos fundamentales de las personas». «Es prioritario que este colectivo (de la tercera edad) pueda llegar a su centro de salud u otros servicios. Primero los derechos y después cuestiones como la ordenación del tráfico», dijo. Hay que recordar que la Federación de Asociaciones de Vecinos de Valencia mostró sus dudas sobre el proceso de participación para las modificación de líneas de la EMT. Creen que muchas de los cambios propuestos por los técnicos supondrán trastornos para las personas mayores.

La EMT admite los cambios

Sin embargo, el gerente de la EMT, Josep Enric García Alemany, salió ayer a defender el proceso iniciado por la compañía y aseguró que se están atendiendo y aceptando las propuestas de los usuarios. A Garcia Alemany le dolieron las palabras de Calabuig «porque habla desde el más absoluto desconocimiento», y dijo que suponen «una falta de respeto total al proceso abierto por la EMT y la consulta ciudadana».

El gerente de la EMT recordó que las personas mayores representan el 30 por ciento de los usuarios de la compañía y que, por lo tanto, suponen un «colectivo esencial» en la estrategia de la compañía. «Debido al gran número que representan y su importancia para la EMT, cuidamos hasta el más mínimo detalle», recalcó.

Al contrario de lo que algunos colectivos están tratando de transmitir «erróneamente» a la opinión pública, la EMT sí está atendiendo las peticiones vecinales y puso como ejemplo la reunión que ayer mismo ha mantenido con la Associació de Veïns de Rascanya-Orriols. «Han visto que con el cambio ningún usuario deberá hacer un metro más para acudir al Centro de Especialidades de Pintor Vilar y además los usuarios de la línea 11 verán reducido su tiempo a bordo del autobús en cinco minutos lo que les permitirá acercarse de manera más rápida al centro de la ciudad», enfatizó el gerente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas