14 de junio de 2016
14.06.2016

Nueva vida para el edificio "Veles e Vents"

El edificio de grandes voladizos que diseñó Chipperfield reabre como hito gastronómico y cultural

14.06.2016 | 00:49
Nueva vida para el edificio "Veles e Vents"

El edificio «Veles e Vents», el icono arquitectónico de la Marina Real Juan Carlos I, reabre mañana al público con una amplia oferta gastronómica y cultural. El edificio, diseñado por el prestigioso arquitecto David Chipperfield, ha cumplido diez años, la mayoría de los cuales ha funcionado a medio gas como espacio para la celebración de eventos promocionales y bodas. La silueta del edificio Veles e Vents, que costó 36 millones de euros y que se levantó en apenas 18 meses, destaca en la marina por sus grandes voladizos y terrazas que se abren al mar y que están conectadas con su entorno mediante rampas y escalinatas. La construcción del edificio no estuvo exenta ni de complejidad técnica, especialmente en las obras del aparcamiento, ni de polémica. Se inauguró de forma provisional y en precario el 11 de mayo de 2006, para la celebración de las prerregatas de la Copa del América. Chipperfield fue el primero que cuestionó los malos acabados de este edificio, concebido como gran mirador y edificio de invitados VIP durante las regatas. El edificio, de suelos de madera de teka y grandes paneles de cristal y acero blanco es un espacio versatil, si bien requiere una fuerte inversión en mantenimiento.

Con el fin de que se convirtiera en un espacio polivalente abierto todo el año combinando usos culturales y gastronómicos, el Consorcio sacó a licitación en abril de 2015 su gestión y explotación para 7 años, con prórroga para tres años y medio más y un precio de arrendamiento mensual de 30.000 euros. El concurso se lo adjudicó Heineken y La Sucursal que se han comprometido a realizar una inversión de 5,5 millones en el edificio.

La parte culinaria es una de las grandes apuestas del remozado Veles e Vents, con tres espacios gastronómicos diferentes adaptados a todos los bolsillos, desde una cervecería hasta un restaurante de alta cocina, ubicado en la última planta y con vistas espectaculares a la marina real. Las artes escénicas serán protegonistas con conciertos, teatro, danza y microteatro. «Veles e Vents» será también un centro de formación e innovación gastronómica con una escuela de hostelería.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook