16 de junio de 2016
16.06.2016

De comida de «germanor», a acto reivindicativo en Benimàmet

Las peñas organizan una jornada de protesta con paellas, recortadores, tifo y manifiesto a favor de la fiesta

15.06.2016 | 21:47

Lo dijo Vicente Nogueroles, presidente de la Federación de Peñas de «bous al carrer» de la Comunitat Valenciana. «Las pedanías son intocables» y «los bous embolats son innegociables». Así pues, después de pasar ayer por el Ayuntamiento de Valencia y no poder reunirse con los representantes municipales como ellos hubieran querido, las peñas siguen adelante con el recurso judicial y preparan actos de protesta allá donde se celebren estos festejos.

El primero de esos actos tendrá lugar este mismo sábado en Benimàmet, donde se celebrarán «bous embolats» el viernes y el sábado. Según explicó Dani Messeguer, vicepresidente de la peña taurina de esta localidad, desde hace ya tiempo estaba prevista para este sábado una «comida de germanor» de todas las peñas taurinas de las pedanías, pero los acontecimientos han hecho que esa comida se convierta en un acto reivindicativo en favor de los «bous».

La idea es que cada peña haga sus paellas en la plaza de toros, incluidas las peñas de tres poblaciones que han querido solidarizarse con ellos, y por la tarde celebrar un concurso de anillas y recortes en cuyos prolegómenos se leerá un manifiesto y se formará un «tifo» en el graderío similar al de los campos de fútbol.

Ayer ya se difundió un manifesto en el que muestran su disconformidad con la prohibición e instan a los poderes públicos a «no utilizar nuestro amor, tradición y respeto por el ?bou embolat? como arma política con el único objetivo de dividir al pueblo valenciano».

Las peñas hacen un llamamiento a la unidad para defender «algo nuestro», aseguran que no van a parar de proteger esta tradición y rechazan la «excusa» del maltrato animal. Así pues, piden una reflexión y la apertura de negociaciones para buscar «un punto de encuentro».

El propio Nogueroles explicó, por su parte, que ellos están dispuestos a acatar lo que dice la ley, como de hecho están haciendo con el «riguroso» decreto taurino, pero «no lo que diga el señor alcalde». «Eso es una dictadura pura y dura. Es una tiranía instaurada por Compromís contra la fiesta de los bous», enfatizó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook