22 de junio de 2016
22.06.2016
Transporte

La EMT de Valencia incorpora un autobús eléctrico que probará durante mes y medio

Tiene una huella de carbono muy reducida y evita la emisión de 800 toneladas de CO2 a lo largo de su vida útil

22.06.2016 | 13:15

La Empresa Municipal de Transportes (EMT) de Valencia incorpora hoy a su flota de las líneas regulares un autobús eléctrico que será testado durante mes y medio para comprobar su rendimiento, viabilidad y prestaciones en el servicio regular.

Dentro de su apuesta por la sostenibilidad y el máximo respeto al Medio Ambiente, EMT ha llegado a un acuerdo con la empresa Irizar para probar uno de sus autobuses eléctricos durante un mes y medio, ha informado la empresa pública de transporte en un comunicado.

El presidente de la EMT y concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, ha recordado que "es la primera vez que la EMT prueba un autobús eléctrico" y ha puesto énfasis en que "ahora estamos intentando recuperar el tiempo perdido tras años en los que no se potenciaba el transporte público".

El director-gerente de la empresa, Josep Enric Garcia, ha señalado que una de sus prioridades es renovar la flota y hacerlo con la tecnología que sea lo menos dañina para el Medio Ambiente.

"Estamos haciendo números sobre lo que nos costaría incluir algún autobús eléctrico o híbrido en la renovación de flota que, tras años en las que no se hacía, volveremos a realizar el año que viene", ha indicado.

El autobús es el modelo Irizar i2e, cien por cien eléctrico, de 12 metros y con tres puertas dobles y que supera la homologación R107 en el apartado de accesibilidad para personas de movilidad reducida (posibilidad de rampa manual y eléctrica), además de cumplir con las mayores exigencias en seguridad activa y pasiva.

Con una huella de carbono muy reducida de 8,45 gramos de dióxido de carbono (CO2) por kilómetro recorrido y pasajero, el Irizar i2e evita la emisión de unas 800 toneladas de CO2 a lo largo de toda su vida útil en comparación con un autobús convencional.

Las únicas emisiones de gases de efecto invernadero que emite son indirectas, debidas a la obtención de materias primas y la electricidad consumida en la carga de las baterías, así como al tratamiento en el fin de vida útil del vehículo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook