05 de julio de 2016
05.07.2016

Casa Caridad confía en que el Consell palíe la pérdida de las ayudas directas

La obligatoriedad de presentarse a los concursos públicos le dejaría con 155.000 € ingresos menos

05.07.2016 | 04:15

«Casa Caridad nació con vocación de ser financiada por la sociedad civil, pero las instituciones tienen la obligación de ayudarnos». Con estas palabras se dirigió ayer el presidente de Casa Caridad, Antonio Casanova, a los responsables de la Generalitat Valenciana después de que la administración autonómica le haya retirado la subvención y le haya invitado a presentarse a otros concursos públicos de los que pueden beneficiarse, lo que en la práctica supone perder al menos un tercio de la subvención, alrededor de 150.000 euros.

Antonio Casanova presentó ayer el balance de la centenaria entidad y en un ejercicio de «transparencia» dio los datos económicos de la misma, unos datos en los que a partir de este año no se sabe a ciencia cierta cuál será la aportación de la Generalitat.
El presidente de Casa Caridad confirmó que la administración autonómica le ha retirado la subvención nominal que todos los años incluía en sus presupuestos, concretamente 485.000 euros.

En compensación, la Generalitat le ha propuesto que se presente a los diferentes concursos a los que por sus funciones puede aspirar, que hasta el momento son dos (acción social e inmigración) con unos ingresos, en el mejor de los casos, de 330.000 euros. Eso significa, en caso de que no se presenten otras opciones, que la entidad perderá 155.000 euros como mínimo de subvención autonómica.

Casanova confía en que esta situación se resuelva de alguna manera y advierte a la Generalitat de que esta acción social de carácter privado también es responsabilidad de las administraciones públicas. «Nuestra idea es que nos financie el pueblo valenciano, pero las administraciones tienen la obligación de ayudarnos, porque hacemos funciones sociales a las que ellas no llegan», dijo Casanova. «Lo más barato para las instituciones es que alguien les haga el trabajo, pero tienen que arrimar el hombro», reiteró.

En la actualidad, Casa Caridad tiene alrededor de un 75% de financiación privada y un 25% de financiación pública. Para un total de 5,2 millones de euros de ingresos, 1,9 millones provienen de subvenciones públicas; 1 millón es de los socios, que han aumentado un 6% hasta situarse en los 3.785; 1,4 millones llegan de las más de 100 empresas colaboradoras y 228.872 euros de herencias y legados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook