07 de julio de 2016
07.07.2016

Ribó reclama al Consell la línea T2, la supresión de barracones y el reordenamiento de la vieja Fe

El alcalde de Valencia cursó las peticiones de «necesidades urgentes» antes de tomarse esta semana de vacaciones

07.07.2016 | 10:56

­El alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha comunicado al gobierno autonómico la necesidad de actuar «con urgencia» sobre una serie de infraestructuras de la ciudad con el objetivo de que la Generalitat realice una inversión que solucione sus problemas. La primera de las prioridades es la Línea T2 de Ferrocarriles de la Generalitat, cuya fase de construcción inicial ya ha finalizado. Ribó ha señalado que se trata de «una infraestructura básica para la ciudad» que debe «servir para conectar Nazaret con el resto de la ciudad y potenciar así una movilidad mucho más sostenible».

Ribó ha destacado que el desdoblamiento del Colector Norte del Tramo III del Túria es un asunto «vital para resolver el final del antiguo cauce del río». El colector actual se ocupa de dirigir las primeras gotas de lluvia a la depuradora de Pinedo, pero no puede hacerse cargo de toda la cantidad de agua. El alcalde, que se encuentra esta semana de vacaciones, ha recriminado la falta de previsión con la que tanto «el anterior gobierno autonómico» como el «municipal» actuaron con el antiguo hospital La Fe de Campanar. Ribó ha pedido que vuelva a acondicionar un elemento que, tanto por el valor del lugar que ocupa, como por la obra en sí misma, está desaprovechado. De esta manera, Ribó ha sugerido que se instalen equipamientos de barrio.

El consistorio también ha reivindicado la progresiva sustitución de barracones escolares por construcciones adecuadas para la escolarización de los niños y jóvenes de la ciudad. Ribó ha criticado «la nefasta etapa de gobiernos del PP en materia de infraestructuras educativas, donde parecía que había más interés por instalar barracones que por hacer escuelas e institutos dignos». Además, la corporación ha pedido a la Generalitat que inicie la adaptación del Convento de la Trinidad como infraestructura cultural. Esta acción tiene como propósito ampliar en un futuro el Museo de Bellas Artes San Pio V, cuya titularidad depende del estado pero gestiona la comunidad. Para ello, el Ayuntamiento ha propuesto que el gobierno autonómico adapte las funciones del edificio, como sucedió en Madrid cuando se amplió el Museo del Prado mediante el claustro de Los Jerónimos.

Esta petición se enmarca en la línea de diálogo abierto por la Generalitat con el objetivo de establecer las «Necesidades básicas de actuaciones e inversiones en los municipios de la Comunidad Valenciana».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook