08 de julio de 2016
08.07.2016

Cierran la sede de Hacienda de Guillem de Castro por un nuevo desprendimiento

El ministerio clausura el edificio «por seguridad» y deriva a funcionarios y usuarios a otros dos locales

08.07.2016 | 08:17
Cierran la sede de Hacienda de Guillem de Castro por un nuevo desprendimiento

El Ministerio de Hacienda está llamando, uno por uno, a los usuarios que tenían concertada una cita en la sede de Hacienda Guillem de Castro ya que, los que ayer acudieron a realizar diferentes gestiones se encontraron la puerta cerrada y el edifico acordonado. Y es que un nuevo desprendimiento de parte del falso techo en la planta baja de la sede principal de Hacienda en Valencia impidió ayer que se realizara actividad alguna en el edificio. El inmueble no tuvo que ser desalojado porque, directamente, no abrió las puertas.

«En cuanto llegaron los funcionarios a primera hora de la mañana comprobaron que había restos de cascotes en las redes de seguridad que ya se pusieron hace meses cuando se desprendió parte del falso techo de las plantas superiores. No ha habido que desalojar nada porque el edificio no estaba ocupado. Las redes de seguridad han funcionado a la perfección y se han adoptado las medidas pertinentes», explicaron fuentes de la Agencia Tributaria.

Los funcionarios regresaron ayer a sus casas, mientras los usuarios iban llegando a la puerta cerrada del inmenso edificio. Allí, según las mismas fuentes, un operario les fue indicando dónde podían ser atendidos, en función de los servicios demandados. Así, si se trataba de realizar gestiones «de carácter general», la Agencia Tributaria los deriva a la sede ubicada en la calle Músico Ginés, 18. Sin embargo, si se trata de los servicios más habituales „Registro, Censo, Información, Acreditación Electrónica o Recaudación„ los usuarios deben desplazarse a unos 100 metros, concretamente a un local que se encuentra en la calle Jesús, 21. Los funcionarios se trasladarán a partir de hoy a estas mismas sedes. Aún sí, las quejas de usuarios iban ayer «in crescendo».

Desde la Agencia Tributaria lamentaron ayer las molestias «que se puedan generar» el tiempo que el edificio permanezca cerrado ya que «la sede no estará operativa hasta que los técnicos y expertos determinen el estado del inmueble y examinen los daños ya que se adoptarán las medidas que sean necesarias para garantizar la seguridad».

Ahora bien, el volumen de atención al público se reduce estos meses de forma considerable ya que, además, «ya ha finalizado al campaña de la renta».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook