08 de julio de 2016
08.07.2016
Movilidad sostenible

La EMT espera ganar 2,7 millones de viajeros cambiando la red

La compañía asegura que si la reforma de algunas líneas «no funciona, se cambiarán»

08.07.2016 | 07:56
Así quedan las líneas remodeladas de la EMT.

La EMT puso ayer en marcha un ambicioso plan de comunicación («el mayor de la historia de la compañía», aseguraron) para dar a conocer los cambios en doce líneas de su red y la creación de la nueva L99, que recorrerá de este a oeste la ciudad por el Bulevar Sud. La remodelación se ha producido con la oposición vecinal de la Junta de Distrito de Abastos y las de Exposició y Trànsits, que rechazaron el nuevo itinerario par a la línea 11. La empresa municipal reiteró ayer que esta reforma era necesaria para construir una verdadera red, que ahora será más ágil, rápida y eficiente. Según han calculado a través de una poderosa herramienta informática, la EMT podría ganar un 3 % anual de viajeros, lo que se podría traducir en un aumento de 2,7 millones de usuarios, todo un impulso para el transporte público.

Teniendo en cuenta que la EMT ya supera anualmente los 90 millones de viajeros, la cifra de mejora podría cifrase en torno a los 2,7 millones de viajeros. Gran parte de este aumento habría que atribuirlo a la nueva línea 99, que entra en funcionamiento el 26 de julio (como el resto de las novedades), y con la que esperan triplicar el millón de viajes que tiene actualmente Metrorbital.

Para comunicar los cambios en doce de las líneas de la red de la EMT, la compañía asegura que ya ha puesto en marcha «la mayor campaña informativa» de su historia, en la que destaca el buzoneo de 120.000 trípticos explicativos, además de los 12.000 que se repartirán en los buses, los cinco mil de los informadores o los tres mil en centros de mayores. Esto operativo corresponde solo a la primera fase (7 y 8 de julio), en la segunda (18 y 19 de julio), se repartirán en total 49.000 folletos más, además de 350 carteles informativos en las marquesinas afectadas. En los autobuses viajará personal de la EMT para informar sobre los cambios de líneas.

Toda la información aparecerá también en una página web, las marquesinas de las paradas, el canal Bussi y en redes sociales. Los planos de las nuevas líneas también se pueden consultar en la página web de levante-emv.com.

La remodelación de líneas ha supuesto la contratación de 7 personas más para los diversos servicios, aunque la compañía explica que todo este proceso ya estaba previsto en el presupuesto anual,

El concejal Giuseppe Grezzi concretó que se han aceptado «39 propuestas y media» de las 49 que se consensuaron en la juntas de distrito con los vecinos. Sobre las críticas vecinales, el regidor de Movilidad Sostenible aseguró que los cambios no son inamovibles, sino que tienen este verano para ver cómo funcionan «y si algo no funciona, se cambiará». «Tenemos en cuenta la opinión de las personas y haremos actuaciones complementarias», dijo.

Grezzi reiteró que ha tenido «en cuenta» las críticas pero que su objetivo es «mejorar las líneas para todos». «Los ciudadanos valorarán los intercambiadores y verán los beneficios», aseguró. En ese sentido hay que recordar que en otoño comenzará a operar el intercambiador de la plaza Tetuán y hacia finales de año también lo hará el de Porta del Mar.

El jefe de planificación de la empresa, Gabriel Izquierdo, desgranó uno a uno los cambios en las líneas, desde los «menores» que afectan a las líneas 6, 11 y 28, hasta los estructurales que cambian la fisionomía del resto de líneas afectadas: 4, 8, 9, 29, 31, 40, 71, 73, 81 y 95.
La línea 8 tendrá un cambio estructural en el que se eliminará todo su recorrido al norte del antiguo cauce del Turia. Así, la línea que actualmente une la Estación de Autobuses y el Hospital La Fe, finalizará su recorrido en la Porta de la Mar.

La línea 9 también tendrá un cambio importante, ya que también perderá su trayecto por encima del antiguo cauce del Turia y terminará en Alameda, para evitar un recorrido «reiterado» con otras líneas, como la 29, la 71 y la 81. Finalizará su recorrido en la Alameda temporalmente hasta que funcione el futuro intercambiador de Tetuán/Porta de la Mar.

La línea 29 dejará de pasar por el centro del barrio de Nou Moles, el antiguo cauce del Turia y la avenida Blasco Ibáñez para seguir un recorrido más recto por la avenida Pío Baroja, y las calles Vall de la Ballestera, Joaquín Ballester, Reus, Ruaya, Molinell y las avenidas Primado Reig y Cataluña hasta el campus de Tarongers.

La línea 31 tendrá tres cambios menores en su recorrido: uno de ellos será en el distrito Marítimo, donde los buses pasarán por la calle Dr. Lluch en lugar de las calles Progreso y Río Tajo en dirección a la Malva-Rosa.

Otro cambio será en la zona de Serrería. La línea pasará ahora por la avenida Marí Blas de Lezo y no por José María Haro. Por último, en la zona de las universidades, la línea dejará de pasar por General Elío para recoger el antiguo recorrido de la 9 por Doctor Moliner. La línea 71 también discurrirá por esta calle, en lugar de por la avenida de Suecia, como actualmente.

Por su lado, la línea 40 suprimirá su parada en la calle Xàtiva. La 81 desdoblará su recorrido (actualmente entre Blasco Ibáñez y el Hospital General) y llegará hasta la Estación del Norte y la calle San Vicente Mártir. El otro lado de su recorrido actual lo asumirá la línea 73, que cambiará la parte norte de su recorrido actual.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook