11 de julio de 2016
11.07.2016

Campillo pide a la Junta de Desagüe que respete un nivel mínimo en l'Albufera

El ayuntamiento realiza «recomendaciones» a la entidad que controla las compuertas del lago para «garantizar el equilibrio medioambiental» - La junta acoge «de buen grado» las propuestas

11.07.2016 | 04:15
Campillo pide a la Junta de Desagüe que respete un nivel mínimo en l'Albufera

El concejal de Conservació d'Àrees Naturals i Devesa-Albufera, Sergi Campillo, trasladó al secretario de la Junta de Desagüe, José Fortea, la necesidad de que la entidad que controla las compuertas del lago «respete un nivel mínimo» de agua y «garantice el equilibrio medioambiental» del espacio natural protegido. Campillo hizo entrega a Fortea, durante una reunión celebrada hace unos días de una serie de recomendaciones que, según el edil de Compromís, «Fortea acogió de buen grado» y demuestran la voluntad de «llegar a acuerdos».

Hay que recordar que la Junta de Desagüe es un organismo que desde 1926 controla a través de las compuertas, y más recientemente con sistemas de bombeo, el nivel de agua de l´Albufera. Pese a que la junta de gobierno de la entidad está presidida honoríficamente por el Ayuntamiento de Valencia por ser el propietario del lago, en la práctica son los grandes agricultores de la zona los que deciden cuándo se abren y se cierran las compuertas. Así que el nivel del lago depende de su voluntad, pese a que en l´Albufera intervienen numerosos actores.

Por ello, Campillo emplazó en una fructífera reunión a que la Junta de Desagüe tome nota de una serie de recomendaciones «imprescindibles» que necesitan ser abordadas «cuanto más pronto mejor». Sobre el nivel del lago, la cuestión fundamental para el edil de Compromís, en invierno «tendría que ser, como mínimo, de 30 cm (±5 cm) sobre el cuota cero de l´Albufera». Este nivel se tiene que lograr «lo más pronto posible a partir del inicio del actual periodo de perellonà, del 1 de noviembre, y mantenerse hasta la finalización del dicho periodo, al 1 de enero siguiente». «Una vez logrado el nivel mínimo marcado, este se mantendrá abriendo, aunque sea parcialmente, al menos una compuerta a las gargantas de Pujol y del Perellonet, para permitir la comunicación entre la mar y el lago y el consiguiente paso de la pesca y renovación de las aguas», explica el informe del consistorio.

El resto del año (a excepción de la época de l´eixugó que se hace a mediados de julio y durante el periodo de siega, entre el 15 de septiembre y el 15 de octubre aproximadamente) el nivel del lago debería situarse a una cota tal que quedaran sumergidas la superficie de las matas, por encima de los 10 cm.

Sobre la gestión de las compuertas, el ayuntamiento estima que habría que asegurar una comunicación regular del ecosistema albuferenc con el mar, principalmente por la Gola de Pujol y secundariamente por la del Perellonet, durando todo el año, evitando periodos de aislamiento prolongados.

En época estival, y para evitar afecciones a los usos recreativos habituales en las playas del Perellonet „donde hay habituales quejas„, la apertura de compuertas se tendría que hacer en horario nocturno, principalmente alrededor de la medianoche, recomiendan.

En cuanto a la gestión de los sistemas de bombeo instalados en las golas de Pujol y del Perellonet el informe señala que se tendrían que poner en marcha únicamente por razones de mantenimiento de los equipos y emergencia justificada (riesgo de lluvias intensas, trombas de agua imprevistos, temporales marítimos, etc.).

Cuidar la vegetación sumergida
Respecto a los denominados trabajos del dallat de los canales de desagüe, se tendrían que hacer de acuerdo con la norma vigente al Parque Natural, es decir, entre el 31 de agosto y el 1 de abril. Es decir no se tendría que hacer en el resto del periodo, como ocurrió recientemente provocando las quejas de los arroceros. «Es muy importante que el dallat no afecte a la vegetación sumergida como la cua de rata, pèl, asprella, coleta, etc.

Por último, la delegación de Devesa-Albufera reclama tener acceso a todos los «estadillos» donde se recogen las incidencias de la gestión de compuertas, niveles y bombas «puesto que esta información es fundamental», concluye el informe. Sobre una posible reforma de los estatutos de la Junta de Desagüe, que datan de 1926, Sergi Campillo aseguró que, de momento, no es una cuestión que esté sobre la mesa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook