13 de julio de 2016
13.07.2016

De alquería en ruinas a Casa de la Música

Bankia invertirá dos millones a la rehabilitación integral de la Alquería Julià, en Nou Moles

13.07.2016 | 10:10
De alquería en ruinas a Casa de la Música

La histórica Alquería de Julià, situada en el popular barrio de Nou Moles, se convertirá en el plazo de dos años en la Casa de la Música y sede administrativa de la Federación de Sociedades Musicales. Asi lo anunció ayer el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, durante la presentación en el Palau de la Generalitat del proyecto de restauración, en el que la entidad propietaria del edificio invertirá casi dos millones de euros. La alquería, declarada Bien de Interés Cultural, sale así del estado ruinoso y de abandono en el que se encontraba. Goirigolzarri se mostró convencido de que la Casa de la Música de la Alquería Julià enriquecerá la vida de Valencia y de Nou Moles.

El proyecto de restauración es fruto en buena medida de las intensas negociaciones que han mantenido en los últimos meses el concejal de Desarrollo Urbano, Vicent Sarrià, y los responsables de Bankia. El alcalde de Valencia, Joan Ribó, calificó de «excelente noticia» la recuperación de esta alquería, de pasado señorial, cargada de historia y uno de los pocos ejemplos de alquería valenciana del siglo XVII. El presidente Ximo Puig destacó que el proyecto «combina la rehabilitación del patrimonio histórico con el patrimonio intangible que está en el alma de todos los valencianos, que es la música» y subrayó la «voluntad de reparar, reconstruir y hacer posible un renacimiento».

La Federación de Sociedades Musicales ocupa en la actualidad un bajo en la calle Sorní que no reúne buenas condiciones. Su presidente Pedro Rodríguez agradeció la cesión del edificio por parte de Bankia una vez restaurado. «La banca a veces está del lado de la gente», apuntó.
Tras años de ruina y varias órdenes de ejecución de obras de urgencia, Bankia que en su día planteó la venta del edifico al consistorio, ha asumido su restauración y cesión para fines sociales. La alquería se convertirá en un nuevo espacio,que albergará un centro musical, un auditorio, biblioteca, sala de partituras, espacios para uso cultural y salas para los ensayos de las bandas musicales.

Uno de los aspectos más complejos de la intervención será la construcción del auditorio de 200 m2 proyectado debajo del jardín histórico, cuya trama y composición se ha comprometido a recuperar la entidad financiera y que requerirá una intevención arqueológica previa.

La Alquería de Julià fue declarado Monumento Artístico Nacional en 1978 y Bien de Interés Cultural en 2007. La propiedad está constituida por una parcela de casi dos mil metros cuadrados, con una construcción de dos alturas, un torreón, al que se accede por una escalera de caracol y aún sin uso concreto, y un patio ajardinado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook