13 de julio de 2016
13.07.2016

Valencia creará una red de puntos de recarga para coches eléctricos

Movilidad negocia con un socio tecnológico y podría recurrir a financianión europea para instalarlos

13.07.2016 | 04:15

Más que un impulso, el coche eléctrico necesita arrancar en Valencia. La infraestructura pública es inexistente, lo que dificulta que progresen las ventas de este tipo de vehículos no contaminantes. Para el Govern de la Nau es fundamental que esta tecnología de «cero emisiones» se consolide como una alternativa durante este mandato, aunque para ello deberán poner en marcha el proyecto cuanto antes. De momento, el Ayuntamiento de Valencia, a través de la fundación InnDEA, estudia la instalación de puntos de carga bidireccional para vehículos eléctricos en los edificios. El objetivo de este plan, denominado Smart Mobile Energy, es analizar el impacto socioeconómico que tendrían sistemas de abastecimiento eléctricos en los edificios, con la intención de que las cargas puedan revertirse en la red eléctrica de estos inmuebles.

El concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, explicó a este periódico que están buscando al mejor socio tecnológico „marcas de automóviles„ para desarrollar un ambicioso proyecto para dotar a la ciudad de una red de puntos de recarga. Debido a su alto coste de instalación, que oscila entre 50.000 y 60.000 euros, Valencia podría recurrir a fondos europeos para poner en marcha la iniciativa.

Grezzi asegura que en la futura ordenanza se incentivará el uso del vehículo eléctrico. De momento su impuesto de circulación se ha reducido un 75 por ciento, pero se buscan otros beneficios, como por ejemplo que estacionen gratis en las zonas de servicio regulado ORA.

El concejal de innovación, Jordi Peris, asegura que en los próximos años los vehículos eléctricos «crecerán exponencialmente», por lo que «serán necesarios muchos puntos de carga». Así, el proyecto Smart Mobile Energy estudiará el impacto de instalar puntos de carga con la tecnología V2G en los edificios de la ciudad. Ésta permite la reducción de la presión sobre la red eléctrica al permitir que la electricidad se canalice de manera bidireccional, vaya del cargador al vehículo y del vehículo al cargador, y por lo tanto vuelva de nuevo a la red eléctrica. Esto supone un fuerte ahorro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook