20 de julio de 2016
20.07.2016

Cervecería y sala de conciertos en la base del New Zealand

La dársena opta a la obtención de una certificación de calidad turística

19.07.2016 | 23:17

La Marina Real Juan Carlos I podría incorporar en breve un nuevo espacio de restauración. La multinacional cervecera Coors se ha interesado por instalarse en una de las antiguas bases deportivas de la marina, en concreto, en la del New Zealand. El proyecto que ha presentado esta cervecera americana, que deberá someterse a un proceso de licitación pública, incluye un restaurante con un espacio enfocado a la producción artesanal y una sala de conciertos.

El «Veles e Vents», cuya gestión se adjudicó recientemente Heineken y el grupo la Sucursal, también cuenta con una microcervecería.

Las antiguas bases deportivas de la Copa del América están volviendo así a la vida, después de años sin apenas uso, de la mano de la innovación y de la restauración. La intención de los actuales gestores del consorcio es rentabilizar al máximo estos espacios concebidos como efímeros. Dos de las bases deportivas han sido transformadas por el empresario Juan Roig (Mercadona) en un centro para emprendedores. Bankia, tal como ha informado este diario, también opta a instalarse en la marina. Innsomnia, la aceleradora de startups asociada con Bankia, ha formalizado ya una oferta ante el Consorcio Valencia 2007 para instalarse en una de las bases libres de la Copa América. La más codiciada en este sentido, por su ubicación central en la dársena, sería la del Alinghi.

Mejorar la señalización

La marina real opta a la obtención del reconocimiento del Instituto de Calidad Turística Española (ICTE), que gestiona la marca Q. Para obtenerlo, el director general del Consorcio, Vicent Llorens, ha creado un grupo de trabajo que prepara la candidatura en la que se incluirán tanto la oferta gastronómica de la marina como la cultural y lúdica. Una de las cuestiones a mejorar de cara a la obtenciónd e la marca Q de calidad, que aporta prestigio a los establecimientos turísticos certificados, es mejorar la señalización de la oferta de la marina, con carteles que indiquen las distintas opciones gastronómicas de la marina que incluye desde establecimientos con estrella Michelín hasta hasta chiringuitos a pie de playa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook