22 de julio de 2016
22.07.2016

Una clínica de Valencia salva a una perra a la que prendieron fuego en Sevilla

El animal, que acababa de dar a luz a varios cachorros, fue atado a una rueda de coche por el cuello y la impregnaron con líquido inflamable

22.07.2016 | 04:15
Una clínica de Valencia salva a una perra a la que prendieron fuego en Sevilla

El Hospital Veterinario Valencia Sur ha salvado a una perra de raza pitbull que se encontraba abandonada en Osuna (Sevilla), donde fue víctima de un brutal caso de maltrato animal. Kiara, que es el nombre del can, es un ejemplar joven que acababa de dar a luz, pero según explica la clínica «unos desalmados le ataron a una rueda de coche por el cuello y la impregnaran de líquido inflamable para posteriormente prenderle fuego». «De los cachorros no sabemos nada, aunque seguramente habrán muerto», lamentaron desde el centro médico.

Al parecer, dejaron a Kiara quemándose viva hasta que alguien la ayudó, la asistió y la llevó a la clínica veterinaria de Osuna donde la perra recibió la atención necesaria para poder salvar su vida. El can sufrió quemaduras de segundo y tercer grado en gran parte de su superficie corporal, y debido a su grave estado de salud Kiara fue ingresada en Valencia Sur desde Sevilla gracias a la actuación de la asociación de rescate «Lets Adopt». 

Este hospital veterinario se dedica exclusivamente a la atención de casos de especialidad y urgencias, contando con un equipo de cuidados intensivos durante las 24 horas del día. «Desde que Kiara ha llegado se le han realizado todo tipo de pruebas para ayudar a evaluar lo mejor posible la gravedad de su estado clínico y establecer un protocolo de trabajo médico específico: ecografias,radiografías, análisis de sangre, tratamientos con láser de las quemaduras y hasta asistencia por el equipo de etología para apoyar a Kiara a nivel psicológico después de haber pasado por el trauma de perder a sus cachorros y ser quemada viva».

Dos gateras en el Nou Mestalla
Por otra parte, el Valencia CF se ha comprometido a construir una segunda gatera para la colonia de gatos que vive en el Nou Mestalla y a la que los voluntarios no podían alimentar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook