11 de agosto de 2016
11.08.2016

El Síndic urge a eliminar el ruido de la lavandería de la vieja Fe por una nueva queja

Sanidad defiende que desde enero las máquinas paran a las 22 horas pero volverá a reunirse con la empresa

11.08.2016 | 04:15

El Síndic de Greuges de la Comunitat Valenciana, José Cholbi, ha vuelto a pegarle un tirón de orejas tanto a la Conselleria de Sanidad como al Ayuntamiento de Valencia por los ruidos que soportan los vecinos de la calle Crucero por la mala insonorización de la lavandería que todavía está en marcha en las instalaciones del viejo hospital La Fe. La lavandería se ocupa de la ropa de cama y de hospital de varios departamentos de salud y es uno de los servicios pendientes aún de traslado.

El organismo intervino el año pasado y emitió en abril de 2015 una recomendación para que se adoptaran medidas correctoras adicionales y garantizar así los derechos constitucionales de los vecinos ya que las mediciones acústicas practicadas superaban los niveles permitidos pese a las mejoras ya realizadas.

Esta primera recomendación se aceptó en julio de 2015 y, desde entonces, se procedió a la insonorización de varios espacios. Sin embargo, en diciembre del año pasado, los vecinos volvieron a acudir a la Sindicatura ya que las molestias continuaban «todos los días de la semana de día y noche, a excepción del sábado por la noche» y que era, precisamente, de madrugada cuando los ruidos se hacían «insoportables» provocando afecciones psicológicas a algunos de los afectados. Al respecto de esta segunda queja, el Síndic de Greuges ha urgido de nuevo a las dos administraciones a actuar y a «extremar al máximo sus esfuerzos para eliminar las graves, reiteradas y constantes molestias acústicas que padece injustamente la persona que presentó la queja y su familia» y que según se detalla, se suceden desde hace tres décadas. La recomendación acaba de emitirse por lo que todavía no es pública. Pese a ello, fuentes de la Conselleria de Sanidad aseguraron ayer que esta segunda queja es anterior a la medida adoptada por la adjudicataria de la lavandería en enero para que las máquinas no trabajen a partir de las 22 horas. «Tal y como se les exigió, organizaron turnos para acabar antes de las 22 horas e insonorizaron la sala de máquinas», aseguraron. Con todo, volverán a reunirse con la firma el próximo 22 de agosto para confirmar que, efectivamente, se han adoptado todas las medidas correctoras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook