24 de agosto de 2016
24.08.2016
La Saïdia

Iberdrola calma a los vecinos tras la explosión en su edificio de la Trinitat

La compañía asegura que el incidente se produjo en una línea subterránea y que no hay riesgo alguno para la población - El miedo se adueña de las personas que viven en las proximidades

24.08.2016 | 04:15
A la izquierda, vista general de las instalaciones de Iberdrola.

Las dos explosiones que se produjeron el lunes por la tarde en la subestación de Iberdrola de la calle Genaro Lahuerta (solo una, según la compañía) están siendo investigadas, pero todo apunta a que se debió a un problema en el empalme de una línea subterránea. Según la distribuidora eléctrica el problema no entraña ningún riesgo para la salud de los vecinos, a pesar de la intranquilidad que ha generado entre los habitantes de la zona, situada detrás del museo San Pío V y Viveros.

Iberdrola explicó a este periódico que se produjo «una gran explosión con humo» en una de las líneas subterráneas situadas en la subestación de Genaro Lahuerta, junto al parque de Viveros. «Creemos que pudo deberse a un fallo de conexión o un fallo en el cableado», señalaron fuentes de la compañía, que destacaron que el incidente hay que relacionarlo con un trabajo programado que elaboraba la empresa para sustituir cable en una de sus líneas subterráneas. «Como era programado, se hizo un descargo de líneas „se pasó el suministro de una a otra„ y es el motivo por el que no se produjo ningún corte de suministro ni tampoco ninguna avería», señalaron las mismas fuentes.

El problema se localizó en dos de las cámaras de empalme ubicadas en el recinto de la subestación. Ayer, un laboratorio móvil de una empresa especializada comprobaba el motivo de la avería, mientras un grupo de operarios trabajaba en su reparación.

La subestación de Viveros está situada junto al Instituto Benlliure, la Escuela de Artes y Oficios y el Ivacor, por lo que las explosiones causaron una gran alarma entre los vecinos. «Fueron muy fuertes, como el sonido de un rayo cuando hay tormenta fuerte. Y el sistema eléctrico en las casas parpadeó momentos después como si fuera a irse la luz. En la calle es frecuente obras de canalización que entran o salen del lugar. Hace pocos meses se produjo la última. Si eso pega un reventón por cualquier motivo provoca un desastre. Algo debe estar fallando en la seguridad de dicha instalación», explicaba un vecino de una de las fincas colindantes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook