01 de octubre de 2016
01.10.2016

Urbanismo alega contra el plan del comercio que promueve la Conselleria

Advierte de que la normativa que exige estudios comerciales en todos los planes urbanísticos es excesiva y critica la «inflación documental»

01.10.2016 | 02:59
Urbanismo alega contra el plan del comercio que promueve la Conselleria

El Ayuntamiento de Valencia ha presentado alegaciones al Plan de Acción Territorial del Comercio (Patsecova) que impulsa la Conselleria de Comercio al entender que complica en exceso el urbanismo de la ciudad. El plan, presentado el pasado mes de mayo por la conselleria, recoge la figura de área comercialmente saturada y su objetivo es fijar estrategias, directrices y normas para la ordenación territorial del comercio, de manera que se proteja al territorio de proyectos comerciales que puedan tener efectos insalvables sobre el medio ambiente o la cohesión social.

El Ayuntamiento de Valencia, gobernado por Compromís, PSPV y Valencia en Comú y partidario de la aplicación de medidas para preservar al pequeño comercio, entiende que el documento, que exige detallados estudios del comercio minorista y mayorista en todos los planes urbanísticos, puede producir «efectos indeseables» como «ralentizar» y «encarecer» su tramitación. Así lo aseguran los técnicos de la Concejalía de Desarrollo Urbana que advierten de que la figura del plan urbanístico está sufriendo en los últimos años lo que podría denominarse una «inflación documental» derivada de la cantidad de normativas sectoriales que exigen estudios e informes «sin ponderar la verdadera necesidad de los mismos».

Listo para 2017
El ayuntamiento considera que la exigencia de estudios del comercio «se debe limitar a aquellos planes con capacidad real de incidir en el modelo comercial como un plan general estructural o un plan de ordenación pormenorizada pero no para instrumentos de menor alcance como un estudio de detalle o una modificación puntual.

Entre otras medidas, el nuevo Patsecova «impulsa la creación, dinamización y promoción de la red de centros comerciales urbanos» y obliga a realizar auditorías energéticas en grandes equipamientos comerciales. La consellería confía en tener listo el plan, que persigue unos estándares mínimos de calidad en las zonas comerciales, del Comercio en 2017. El documento prevé 73,5 millones de inversión en cinco años (el 58,8% de la Generalitat).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook