03 de octubre de 2016
03.10.2016

Laura Ballester recibe uno de los premios de los vecinos de Patraix

El barrio sale a la calle para disfrutar de casi dos semanas de «festa al carrer» organizada por la asociación

05.10.2016 | 11:52
Laura Ballester recibe uno de los premios de los vecinos de Patraix

Patraix aprovecha el carácter de pueblo que, afortunadamente, conserva, para celebrar casi dos semanas de «festa al carrer» organizada por la Associació Veïnal Patraix. Este colectivo los actos con el pregón, que sirvieron de marco para entregar una nueva edición de los Premios Patraix en sus diferentes secciones y que recayeron en Enric Chulio, Beatriz Garrote y Rosa Garrote, Presidentes de la Asociación de Víctimas del Metro 3-J (Premio Convivencia); Transmediterránea (Premio Aniversario), Grupo Scouts Bitàcora (Entidad de Barrio, Juan Antonio Caballero, presidente de la Cave-cova (Trayectoria Ciudadana) y a la periodista de Levante-EMV Laura Ballester, que recibió el Premio Libertad de Expresión.

Los festejos se toman ahora un pequeño respiro, aunque los niños tendrán actividades infantiles todos los días, a las cinco y media. Y será nuevamente a partir del fin de semana cuando tomará velocidad nuevamente. Por ejemplo, el día 7 hay una muestra artesanal y de ONGs, así como una cena vecinal en la calle. El 8, una dançà, un baño libre en el complejo deportivo, circo, zumba y una cena popular. El 9 de octubre se dedica este año a Castilla-La Mancha, y toda la matinal estará dedicada al folclore, así como una traca corrida y el festival Valencirc.

La siguiente semana todavía tendrá actividades a partir de las tarde basadas en la participación popular. Así, orquestas, comidas populares y bailes amenizarán los días, que se rematarán el 12, aprovechando que es festivo, con una nueva jornada completa, que incluirá calderas, baile deportivo, taller de medio ambiente, mascletà y comida popular.

Un programa para el que la asociación también pide a lo largo del año ideas y reclama la posible participación de patrocinadores y que, ahora, permiten congraciarse con la calle a los vecinos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook