14 de octubre de 2016
14.10.2016

Ayuntamiento y fallas liman diferencias tras las multas

Interagrupación y concejalías se reunirán para evitar situaciones injustas

14.10.2016 | 04:15

La Concejala de Medio Ambiente, Pilar Soriano, se reunió ayer con la Interagrupación de Fallas dentro del proceso de acercamiento entre el colectivo fallero y el ayuntamiento, que cristalizará en una reunión a cuatro bandas (Fiestas, Comercio, Medio Ambiente y Policía). Sobre todo, para tratar de que el cumplimiento de las normas en los actos falleros se produzcan, pero también que no haya situaciones injustas.
La reunión está movida, principalmente, por la llegada de multas a comisiones de falla (un total de 21) tras las verbenas de San Juan, y que las comisiones consideran que no merecían. Sobre todo, porque en buena medida se castigaba la existencia de basura por la demarcación, pero alejada de la zona donde se celebraban las verbenas. Dicho de otra forma, que la suciedad había sido causada por personas ajenas a las comisiones de falla.

La edil anunció que, efectivamente, se van a revisar las alegaciones presentadas por las fallas sancionadas „castigadas incluso pese a tener brigadas de limpieza formadas por los propios falleros„. Y, en cualquier caso, se subrayaba en la reunión no las 21 sanciones, sino el fenómeno inverso: que el 95 por ciento del censo „rara fue la comisión que no organizó verbenas„ había cumplido cívicamente y habían dejado sus calles en buenas condiciones tras una noche de música, consumo de comida y bebida y, en definitiva, concentración humana. Y que, sea cual sea el resultado de la revisión de las sanciones, no afectará a las autorizaciones de uso del espacio público en 2017.
De hecho, la Interagrupación insiste en que no se trata de no querer cumplir las normas, sino que estén bien marcadas. Entre las campañas a desarrollar se redactará un extracto „«preguntas y respuestas frecuentes»„.

La discrepancia por las sanciones ya provocó un debate en la última asamblea de presidentes y en el debate subyace una reivindicación de los falleros: el considerado exceso de celo por parte del ayuntamiento con las actividades de las fallas, incluso en contraste con otras que se celebran en la ciudad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook