19 de octubre de 2016
19.10.2016
Cabanyal

Los vecinos reclaman un cambio radical para dignificar la vida del barrio

Salvem el Cabanyal asegura que la degradación urbanística continúa y no se respetan los derechos fundamentales

19.10.2016 | 08:39

La plataforma Salvem El Cabanyal-Canyamelar celebró ayer la asamblea general en el teatro El Musical con presencia de los representantes de los partidos políticos firmantes del manifiesto para la regeneración del barrio (PSPV, Compromís, València en Comú, EU y Ciudadanos). La plataforma considera que se han «construido las bases para la futura rehabilitación urbanística» pero insiste en que ya «es hora de que se actúe decididamente para que la percepción de la ciudadanía y la realidad política cambie radicalmente».

Salvem el Cabanyal destacó que la política del ayuntamiento, gobernado por Compromís, PSPV y València en Comú, «se ha dirigido fundamentalmente a implementar medidas a medio o largo plazo, sentando las bases para la futura rehabilitación urbanística del barrio». Sin embargo, a corto plazo «no se han abordado los dos objetivos principales para la rehabilitación del Cabanyal». «No se visualizan los signos de recuperación de la situación de degradación del barrio» y «no se respetan los derechos fundamentales y no se han recuperado las condiciones de vida dignas, especialmente de los vecinos que residen en las zonas más afectadas por la degradación del barrio», recalcan los vecinos. «Si tuviéramos que valorar la situación con lo que ve y siente el vecindario, no tendríamos más remedio que decir que aquí no se ha hecho prácticamente nada».

«A pesar de todos los anuncios en inversiones y actuaciones rehabilitadoras, no se puede negar que en estos momentos continúa la situación de degradación urbanística y el «estado de abandono extremo» de las viviendas municipales. Salvem reclama al ayuntamiento que cuantifique el coste económico de la rehabilitación y las cantidades económicas que piensa consignar. La plataforma trasladó ayer a los responsables políticos que los problemas con la venta de droga persisten, así como la contaminación acústica y los problemas de suciedad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook