25 de noviembre de 2016
Pésame en el tanatorio

Ediles y exregidores fieles coinciden en que la presión fue letal

Familiares, amigos, concejales y exconcejales del PP, vecinos y empresarios le dan el último adiós en un abarrotado tanatorio municipal

25.11.2016 | 08:31
Ediles y exregidores fieles coinciden en que la presión fue letal

La mañana de ayer fue un incesante goteo de personalidades de la vida civil y política en el Tanatorio Municipal de Valencia. Su intención no era más que presentar sus respetos a la familia de Rita Barberá, que se encontraba en el interior prácticamente al completo. No hubo, sin embargo, alboroto, la sala estaba siempre despejada a la espera del gran momento del funeral. Por allí pasaron casi todos los concejales del Grupo Popular; políticos como el presidente de la Diputación de Alicante, César Sánchez; el presidente de la Cámara de Comercio, José Vicente Morata; viejos compañeros de gobierno como el expresidente de la Generalitat, José Luis Olivas y Víctor Campos; el presidente de Lo Rat Penat, Enric Esteve; el presidente de España 2000, José Luis Roberto; el notario Carlos Pascual, el expresidente del Valencia CF, Jaime Ortí; el presidente del Levante UD, Quico Catalán; el exjugador del Valencia CF, Amedeo Carboni, la presidenta de la Federación de Vecinos, María José Broseta; o la hermana de María José Carrascosa, Victoria Carrascosa. También un viejo amigo: Jesús Barrachina.

Todos ellos ensalzaron la figura de la exalcaldesa de Valencia y coincidieron en que la presión judicial y política a la que había sido sometida, sobre todo desde su partido, fue letal. Mairén Beneyto, exconcejala y amiga de la fallecida, reconoció que el presidente del Partido Popular Mariano Rajoy y la secretaria general María Dolores de Cospedal la habían convencido para presentarse a las últimas elecciones en contra de su voluntad y luego pasó todo lo demás. «Permaneció en el cargo porque se lo pidieron María Dolores de Cospedal y su gran amigo Mariano Rajoy, y por eso continuó», desveló Beneyto confirmando lo que muchas especulaciones ya apuntaban: Rita Barberá quería marcharse al final de la anterior legislatura municipal ante los malos augurios de las encuestas.

Beneyto, muy emocionada, dijo que sentía «indignación, tristeza y amor» por Rita, con quien trabajó durante 24 años «sin un problema ni medio». La exedil añadió que Barberá fue «valiente durante mucho tiempo» porque «quería que todos los valencianos y toda España supieran que ella era inocente. Quería defenderse, pero con el apoyo del partido en el que ella militó toda su vida y por el que tuvo tanto cariño y tanto aprecio».

El exconcejal de Fiestas en el Ayuntamiento de Valencia y expresidente de la Junta Central Fallera (JCF), Félix Crespo, criticó que la presunción de inocencia de Barberá «se quedó a un lado» y «acabaron aplicándole una sentencia en vida como ha sido su muerte». Preguntado por si coincidía con las declaraciones del expresidente del Gobierno José María Aznar de que el partido la abandonó, señaló que «hablar del PP es hablar de muchísima gente, por lo que sería injusto». Pero a título individual, dijo, «hay muchas personas, cargos orgánicos y militantes que se han ido posicionando sobre el papel que debía desempeñar Rita en relación al PP. Las afirmaciones que se están haciendo deben ir dirigidas a aquél que se sienta aludido y crea que no ha obrado honestamente con Rita Barberá. Cada uno sabrá en su foro interno, cuando se acueste de noche, si la conciencia le deja dormir», apostilló.

Otro de los concejales que Barberá promocionó en la cartera de Deportes, Cristóbal Grau, dijo «es un día para ensalzar y reconocer el trabajo» de la que calificó como «la mejor alcaldesa de Valencia». Grau, que acudió al tanatorio acompañado por el exdiputado del PP José Marí Olano y del presidente del Levante UD, Quico Catalán, se mostró visiblemente emocionado y destacó que «las muestras de cariño de las últimas horas de miles y miles de valencianos nos dan fortaleza para seguir trabajando y reivindicar a la que sin duda ha sido la mejor alcaldesa de Valencia». El edil Alberto Mendoza también fue de los primeros en llegar a dar el pésame a la familia. Representantes consistoriales del PP como Lourdes Bernal y Vicente Igual también quisieron estar.

El expresidente de los populares en el cap i casal, Alfonso Novo, calificó de «triste» el final de la exalcaldesa. «No ha sido un final justo ni el que se mercería», se lamentó. Preguntado por si consideraba que el PP dejó sola a Barberá, Novo apuntó que «ni es el final ni la despedida que a ella le hubiera gustado» y «desde luego a los que hemos trabajado con ella durante mucho tiempo tampoco nos gusta que haya sido así. La última etapa ha sido muy triste. Seguro que lo ha pasado fatal».

También emocionada, su compañera hoy en el Senado y exconcejal Marta Torrado hizo hincapié en que «todo lo bueno de la política lo he aprendido de ella». A las puertas del tanatorio se acumularon una docena de coronas de flores en homenaje a la senadora, enviadas por el Congreso de los Diputados, el presidente del Senado, el grupo popular en la Cámara baja y el Ayuntamiento de Valencia, la Asociación de Vendedores del Mercado Central, las falleras mayores, el puerto y Feria Valencia, así como otra que rezaba: «Tus amigos de Xàbia», localidad donde veraneaba y donde pasaba muchos fines de semana para evadirse y desconectar de la política al estar con los amigos.

El exdiputado del PP en las Corts, Rafael Maluenda, que estuvo con Barberá en las Corts desde la primera legislatura, manifestó: «Es muy triste, estoy muy consternado. Tengo un maravilloso recuerdo de ella. Era una gran amiga, una gran política, una gran alcaldesa y una magnífica valenciana y española. Esto nos tiene que hacer pensar muchas cosas y reconsiderar muchas actitudes», pidió.

Del mundo vecinal, la presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Valencia, María José Broseta, acudió para «manifestar nuestras condolencias» a la familia de Barberá. Dijo que ayer no era día para buscar culpables a lo sucedido y sobre sus recuerdos de la alcaldesa, manifestó que «trabajamos con ella y su equipo unas veces mejor y otras peor», sin entrar en más detalles.

El presidente de España 2000 y empresario, José Luis Roberto, quiso asistir a dar el último adiós a Barberá como «amigo de la familia y de una excelente persona» con la que coincidió en Gobierno civil. Roberto equiparó la muerte de Barberá con la del expresidente de Unión Valenciana, Vicente González Lizondo, que también falleció de un infarto. «La presión la ha matado y aquí hay mucho culpable», lanzó.

El expresidente de la Generalitat y exedil en gobiernos de Barberá, José Luis Olivas, manifestó al acudir al tanatorio: «La sociedad valenciana y el PP están en deuda con ella» porque «ha sido una gran alcaldesa y la sociedad valenciana se lo tiene que reconocer, y desde luego el PP también porque contribuyó a las victorias del partido no sólo en Valencia, sino en toda España».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas



Valencia

Botellón sobre el techo de una furgoneta y subido a lo alto de un árbol en Valencia

Los vecinos de Cruz Cubierta sufren cada fin de semana las molestias que causan los jóvenes que...

´¡Nunca había visto nada parecido a estos tapices!´

Decenas de valencianos comienzan a visitar los telares restaurados del Patriarca del siglo XVI

El ayuntamiento refuerza la protección de las dunas con estacas y cordones

El edil Campillo hace un llamamiento para respetar estos espacios e insta a utilizar las pasarelas...

El ayuntamiento abre el plazo de inscripciones para los campus de Navidad

La Fundación Deportiva Municipal, en colaboración con varias federaciones deportivas, organiza las...

L´arquebisbe maulet

L´arquebisbe maulet

Un arquebisbe valencià morí a l´exili; fou Antonio Folch de Cardona (1657-1724), un home amb una...