07 de junio de 2017
07.06.2017

La corrosión hace mella en el deteriorado paseo elevado de la Marina de València

El Gobierno sigue sin dar luz verde al orden del día del consejo rector de junio, del que dependen varios contratos

07.06.2017 | 07:59

Una semana después de la «reunión de trabajo» que los nuevos representantes del Gobierno en el Consorcio València 2007 mantuvieron en València con el alcalde, Joan Ribó, y el conseller de Hacienda, Vicent Soler, los puntos del orden del día así como la fecha del consejo rector que se acordó celebrar a lo largo de este mes siguen sin concretarse. «Estamos esperando respuesta» del Gobierno, afirmaron ayer fuentes del Consorcio.

En esta primera toma de contacto, a la que asistió el secretario de Estado de Hacienda, José Enrique Fernández de Moya, se acordó fijar a la mayor brevedad la fecha y el orden del día del consejo rector, que no se reúne desde hace un año.

Entre los asuntos urgentes están, además de las cuentas del consorcio , varios contratos, entre ellos, el de reparación del paseo marítimo elevado de la marina, que sufre importantes desperfectos y daños por corrosión. Se trata de una obra «perentoria», afirma el director de Estrategia del Consorcio, Ramón Marrades.

El paseo elevado de la marina norte es un espacio muy expuesto al salitre y a la erosión marina. En este paseo que recorre todo el dique hasta la bocana, con vistas privilegiadas del Golfo de València, funcionan varios restaurantes. En su parte inferior está previsto habilitar una zona comercial relacionada con la náutica, un proyecto que está pendiente de la reparación estructural del paseo.

Entre los puntos a tratar que el director general del Consorcio, Vicent Llorens, quiere incluir en el orden del día se incluye el libro blanco de la Marina de València, una especie de hoja de ruta sobre los usos y el futuro de la marina. El libro blanco contempla, entre otras cosas, la revisión del convenio de cesión de la marina con la Autoridad Portuaria de València que incluye el pago de tasas por ocupación, un concepto por el cual el puerto reclama 27 millones al consorcio, que se niega a pagarlas. El Consorcio quiere revisar las condiciones de la cesión a la ciudad de la marina así como la figura de gestión de la marina más ágil que el Consorcio.

El director general también quiere que el Gobierno, una de las tres administraciones con representación en el consejo y derecho de veto, aprueba una ampliación de sus competencias para poder firmar contratos de mayor importe económico que en la actualidad. La privatización de los amarres y el concurso del Varadero es otro de los contratos atascados en la marina de València. El alcalde anunció su intención de destinarlo a equipamiento cultural, en concreto, a sede del Museo del Mar, una de las apuestas de Ribó para dinamizar el Marítimo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

València

El Síndic insta a rotular los carteles públicos en castellano y valenciano

El Síndic insta a rotular los carteles públicos en castellano y valenciano

El Defensor del Pueblo considera que «no puede prevalecer una lengua sobre otra» en la rotulación...

El artesano que talló un despacho para Carter

El artesano que talló un despacho para Carter

Juan Serrano Lleonart, era uno de los pocos artesanos tallistas de madera de los que todavía...

València lanza un plan especial de mantenimiento en 20 colegios

El ayuntamiento programa estas mejoras a lo largo de un año e incluirá nuevo pavimento en patios,...

La Estación del Norte, corazón histórico de València

La Estación del Norte, corazón histórico de València

València fue ciudad cercada por cuatro estaciones de ferrocarril. La del Trenet, la del Pont de...

Calle de la Paz. Un paseo por la historia y por el tiempo

Calle de la Paz. Un paseo por la historia y por el tiempo

El urbanismo higienista dominante en Europa a mediados del siglo XIX, propugnaba una ciudad con...